CAÑONES DEL SIL, NOGUEIRA DE RAMUÍN



Sin duda alguna, este municipio es conocido por sus cautivadoras estampas, por lo que para adentrarnos en el municipio en nuestra primera visita, muy acertadamente, elegimos la ruta que parte de esa fascinante unión de los ríos Miño y el Sil, quedando claro ante nuestros ojos, el indudable refrán: “el Sil lleva el agua y el Miño la fama”. 

 ENCUENTRO DEL MIÑO Y EL SIL

La estrecha carretera, serpentea el cauce encajonado del Sil por la empinada ladera, donde nos toparemos, con dos faraónicas obras de ingeniería construidas durante la década de los 50, para el aprovechamiento hidroeléctrico de sus corrientes, como son: la PRESA DE SAN PEDRO, o la PRESA DE SANTO ESTEVO DE RIBAS DE SIL

Además, el recorrido nos regala extraordinarias panorámicas, como la observada entre esas dos presas, un enclave, donde el río Cabe aporta pródigo sus aguas, y una magnífica sabiduría adquirida a su paso por la cercana Tierra de Lemos.

DONDE SE JUNTA EL SIL CON EL CABE. EN LA PARTE SUPERIOR DE LA MONTAÑA ASOMA EL MONASTERIO DE SAN ESTEVO DE RIBAS DE SIL.


O las que algunos consideran las más sorprendentes y hermosas de la Galicia interior, enormes masas rocosas, que llegan a alcanzar en algún punto los 500 metros de altura. 

 Son los CAÑONES DEL SIL, paredes imposibles donde los romanos en el s. I, establecen el cultivo de los reconocidos VINOS DE AMANDI, (su fama era tal, que se le hacían llegar al César desde la Gallaecia romanizada), más tarde toman el relevo, los monjes de los diversos monasterios que pueblan esta Ribeira Sacra ourensana y lucense, perdurando hasta nuestros días aquellas sabias técnicas del cuidado, recolección y elaboración de unos reputados caldos, que tendremos la posibilidad de catar o adquirir, en las numerosas bodegas establecidas en la contorna, que perpetúan esa tradición.

Podremos detenernos y admirar estos magníficos paisajes, asomados en alguno de sus miradores, que desafían nuestro vértigo, suspendidos al abismo del cañón fluvial, (MIRADOR DE MOURA, MIRADOR DE SANTO ESTEVO o el MIRADOR DE VILOUXE). 

MIRADOR DE VILOUXE

  Pero sin duda alguna, una manera diferente de gozar atónitos este paraíso natural (a pesar del calor que pasamos, pues era verano cuando lo hicimos), será surcando las sometidas aguas del Sil por el embalse de Santo Estevo, en alguno de los catamaranes (antes, tradicionales barcos)que parten de los embarcaderos habilitados en ambas márgenes del río. Viaje que nos hará descubrir, además de una nueva perspectiva, fantásticas figuras talladas en esas moles rocosas que forman el cañón.

INFORMACION RECOGIDA DEL SIGUIENTE ENLACE

VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE NOGUEIRA DE RAMUÍN EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario