PUENTE ROMANO DEL BIBEI, A POBRA DE TRIVES



Puente romano en arco de medio punto por el que la carretera OU-636 cruza el río Bibei. Junto con el del Freixo, es el puente romano mejor conservado de Galicia.



El puente se compone de tres arcos cuyas luces son de 6.09 m (orilla Oeste), 18.51 m (central) y 8.77 m (orilla Este) respectivamente (20, 62, 29 en pies romanos). La luz del arco central viene determinada por la profundidad del río a la altura del pilar Este, ya que habría sido necesaria cimentación a mayor profundidad en caso de menor luz. Es un puente ancho, de 6.5 m, mientras que la longitud total es de 75 m. La altura del puente desde el lecho al arco central es de 22.5 m, suficiente para desaguar las crecidas del río, que transcurre encajonado en el lugar. 

Los pilares exhiben la estructura de fábrica Opus quadratum de sillería granítica almohadillada. Las sillerías están talladas y apiladas sin juntas ni cuñas, con lo que se consigue una resistencia parecida a la de la propia piedra. Las rocas están grapadas entre sí con espigos de madera dura o hierro para darles más resistencia. Las pilas tienen tajamares triangulares aguas arriba rematados por unos sombreretes que se añadieron en 1861 con motivo de unas reformas.


A ambos lados del río se levantaron sendos muros de contención de 9 metros de longitud (orilla Oeste) y 17 metros (orilla Este). La cornisa actual, formada por el voladizo de una hilada de sillares a soga, es moderna.



El puente fue construido para el paso de la Vía Nova o vía XVIII del itinerario de Antonino, cuyo trazado se finalizó sobre el año 80 d.C., uniendo Bracara Augusta (Braga) con Asturica Augusta (Astorga), por este sinuoso trazado conocido como los CODOS DE LAROUCO.

Probablemente el puente fue levantado durante tiempos de Trajano (114-119 d.C.), dada su semejanza con el de ALCÁNTARA y diversas inscripciones dedicadas al emperador halladas en la zona. Al ser la fecha de construcción posterior al de la Vía Nova, se cree que el puente actual se levantó sobre uno anterior del que nada ha quedado.

Para su construcción, se eligió un lugar donde el río Bibei transcurre encajonado, siendo el lecho bastante uniforme con una profundidad de 3 metros. En este punto la roca aflora a la superficie, lo que permitió una buena cimentación. La ubicación del puente permitía a la Via Nova salvar los ríos Xares y San Lázaro, ya que estos afluentes del Bibey se encuentran aguas arriba.



Desde tiempos romanos, nunca ha perdido su función de obra útil, siendo este hecho clave en su conservación.

Junto al puente, se conservan un miliario romano de la época de construcción de la Via Nova durante el principado de Vespasiano; y una columna conmemorativa de la reforma del puente en época del emperador Trajano.



El puente del Bibei fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional por decreto de 3 de junio de 1931.


INFORMACION RECOGIDA EN EL SIGUIENTE ENLACE

VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE A POBRA DE TRIVES EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario