PONTE DO TAMUXE, O ROSAL



Desde su nacimiento en la Sierra de Argallo (montes de A Groba), hasta su desembocadura en el ESPACIO NATURAL DEL ESTUARIO DEL RÍO MIÑO, los apenas 14Km de recorrido del caudaloso Río Tamuxe por el Baixo Miño, acoge profusos lienzos de sorprendente belleza. 

El nombrado en la antigüedad como Río Carballas, impetuoso, emprende su camino en un descenso de rápidos y cascadas modelando las sorprendentes POZAS DE LOUREZA;...


... sosegado, cruza el agradable entorno del PUENTE DE LOUREZA para regar el fértil Valle de O Rosal;...



... incansable, atraviesa molinos como el DAS ACEÑAS...


... y poco antes de donar sus productivas aguas al Río Miño;....


... ducho, cruza los ojos de este monumental PUENTE DE TAMUXE esbozando una atractiva acuarela. 


No existen datos que apunten a los romanos como los primeros constructores del puente, como señala la tradición oral, que afirmaba que el piso era de madera y bastante estrecho, totalmente obsoleto en la primera década del s. XIX.


Lo que sí se puede demostrar, es su existencia en julio de 1626; y la fábrica que hoy podemos admirar, fue construida de nuevo e inaugurada el domingo 14 de diciembre de 1845, reinando Isabel II. 


El Puente de Tamuxe, fue testimonio del paso de mercadurías de toda clase procedentes de Tui transportadas en caballerías; carros; coches tirados por caballerías y diligencias para transporte de viajeros, uno de los cuales era el encargado del transporte de la “valija del Correo Real”. Por aquí, salían los carros cargados de pescado seco y arenques para A Coruña y Castilla; barricas de cal; maderas preparadas; castañas; maíz; etc. Entraban, troncos de árboles exóticos; hierro; piedra calcárea; cemento; vino; etc. Esta vía, que unía Tui con A Guarda, llevaba el nombre de “ESTRADA REAL”.


El paso del puente no posee espacio reservado para los peatones, dibujándose en los extremos unos huecos o refugios para la espera, mientras circulaban los vehículos. También era el lugar donde se apostaban los vigilantes de la Sal; los Carabineros de Fronteras; la Guardia Civil y como no, los “espías” de los contrabandistas o “zocateiros”. 


Hoy, además de formar parte del escudo de la Villa de O Rosal por su importancia y relevancia, se puede ver encima de este, una pequeña cruz sobre un pedestal inscrito, destacando en su bonita estructura junto a sus tres arcos.



La estrada general, desviada apenas unos metros por un nuevo viaducto, a realzado más si cabe, este viejo puente, cuyo entorno también está siendo cuidado y mimado, creándose una estupenda área de esparcimiento conocida como “Porto Vello”, en la que muy acertadamente se han integrado las ruinas del antiguo aserradero a vapor de la sociedad “Nandin Vicente y Cia”, destacando la garbosa chimenea de la caldera con la que se movían las sierras.






Podremos disfrutar de este maravilloso lugar, recorriendo la ruta de senderismo homologada PR-G112 SENDEIRO DE PESCADORES RÍO MIÑO-TAMUXE, que en su camino desde el Muiño das Aceñas a la Praia das Eiras, franquea complacido este rincón.




INFORMACION RECOGIDA DEL SIGUIENTE ENLACE

VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE O ROSAL EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario