SANTA MARÍA DE IRIA FLAVIA, PADRÓN

Iria fue una ciudad galaica, capital del país de los caporos del conventus iuridicus Lucensis de la provincia Hispania Citerior Tarraconensis, situada en la vía de Bracara Augusta a Asturica Augusta por la costa. Bajo Vespasiano, a través del Edicto de Latinidad del año 74, se transformó en municipium, y tomó el nombre de Iria Flavia.


 En los años de la dominación romana aparecen pocos personajes destacados nacidos en Gallaecia, uno de ellos fue Prisciliano, nacido en Iria Flavia alrededor del año 350, en una familia acomodada de la zona.


En la Hispania visigoda fue sede episcopal de la iglesia católica, sufragánea de la Archidiócesis de Braga que comprendía la antigua provincia romana de Gallaecia en la diócesis de Hispania. Así, fue sede episcopal desde el Bajo Imperio y con suevos y visigodos, hasta que Alfonso II trasladó el obispado a Santiago de Compostela (entonces conocida como Compostela), con motivo del hallazgo del sepulcro de Santiago el Mayor.


Se trata pues de una de las iglesias más antiguas de Galicia, levantada paralelamente a la introducción del cristianismo y construida bajo advocación de Santa Eulalia, también fue el primer templo mariano del mundo. San Agatadoro, fue el primero en ocupar la silla episcopal, en el año 40 de nuestra Era.
  
A finales del siglo X Almanzor lo redujo a cenizas y el arzobispo Gelmírez, en el siglo XII, ordenó la reconstrucción del edificio.

  

Teodomiro, Obispo de Iria, con todo su séquito de canónigos, fue el que descubrió el sepulcro de Santiago el Mayor un 25 de Julio del año 813, de ahí la gran importancia en la tradición jacobea.


Después del descubrimiento de las reliquias del Apóstol Santiago la importancia de Iria Flavia pasó a Santiago que crecía con la misma rapidez que este cabildo iriense declinaba. En el año 1095, el obispo cluniacense Don Dalmacio toma el título de «compostelano». De catedral pasó a colegiata y finalmente a parroquia.  
  

Actualmente sigue siendo un lugar de culto en la tradición jacobea. El PEDRÓN, las PEÑAS y la IGLESIA DE IRIA, son los tres pilares de la cuna jacobea, siendo de esta manera que el mito de Santiago nació en Padrón.
  
El actual templo, reconstruido en el S.XVI y S.XVII, tiene planta rectangular con tres naves, crucero y presbiterio, cubierta por bóvedas de arista.


  
 En su lado sur, se le añadió posteriormente la "CAPILLA DEL OBISPO DE QUITO". Más tarde, en el S.XVIII, se le añadió en el lado norte la "CAPILLA DEL SAGRARIO" dedicada a la Virgen de Belén. El retablo mayor pertenece al escultor del S. XVIII, Romay, y posee una imagen en piedra de la Virgen, del S.XV.
  
Hoy, en el interior, vidrieras, la capilla del Obispo de Quito y los 28 sepulcros de obispos irienses detienen la mirada del visitante.

En la fachada destaca la PORTADA, perteneciente a la iglesia del siglo XIII de estilo gótico, tres arquivoltas semicirculares de arcos apuntados sobre delgadas columnas lisas con capiteles de hojas de palma recortadas y dobladas.


El TÍMPANO representa la Adoración de los Reyes Magos muy utilizado en la época, la Virgen María de mayor tamaño, por ser la figura principal, con el Niño y dos ángeles al lado de su cabeza, los tres reyes a la izquierda y dos figuras a la derecha.
  

Encima de la portada el escudo de la sede iriense, imagen de la aparición de la Virgen María, en trono de nubes, al Apóstol arrodillado. Alrededor la leyenda, -"Cabildo de Yria"-.


El atrio de entrada a la iglesia está cubierto de losas y lápidas de antiguos canónigos y sacerdotes.


La gran curiosidad de la iglesia de Iria son sus sus TORRES OJIVALES escalonadas y retrasadas respecto a la fachada, situadas en el transepto, cruce de la nave central con la crucero.



  

También observaremos una serie de interesantes cruces, repartidas rítmicamente en las paredes exterior e interior. Se trata de CRUCES CÉLTICO-TEMPLARIAS de cuatro modelos distintos.




  
Ahora sólo hay 13, pero el número original era de 27, y el que sean de distinta configuración determina quizás un recorrido de alto contenido mágico y simbólico, por el exterior e interior del templo.
  



Paseo o danza ceremonial que reproduciría un recorrido solar, una especie de inmersión en el corazón del laberinto y resurrección radiante.



  
Es también depósito de una importante NECRÓPOLIS DE ÉPOCA TARDO ROMANA Y SUÉVICA, siendo constante el hallazgo de grandes sarcófagos decorados con la característica «estola» suévica, representación esquemática del orante.








 En el costado sur del templo, se extiende el amplio CEMENTERIO DE ADINA, celebrado por la gran poetisa Rosalía de Castro y en el que descansó su cuerpo desde su muerte en julio de 1885, hasta que sus restos fueron trasladados al panteón de gallegos ilustres en el compostelano convento de Santo Domingo.

MOITO TE QUIXEN UN DÍA
CIMITERIO ENCANTADOR
MOITO TE QUIXEN E QUÉROTE
ESO BEN O SABE DIOS


 Además, aquí yacen, desde el 2002, los restos del Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela.


 El camposanto de Adina, suavemente tendido en la dilatada llanura y cercado en uno de sus laterales por sus cuatro destacados olivos, está centrado por un bien esculpido CRUCEIRO. 



 En la hermosa cruz de troncos figura la imagen de Cristo Crucificado, escultura muy lograda, en el reverso la Virgen apoyada sobre la cabeza de un ángel, capitel muy esculpido con cuatro ángeles, fuste liso terminado en imoscapo de placas, peana cúbica y grada de cuatro escalones.



 Detrás de la iglesia hay dos CRUCEIROS. Uno sin cruz debajo de un olivo, propiedad de la familia Freire-Lozano. El otro cerca del muro Este muy gastado, en la cruz florenzana abultada en los extremos imagen de Cristo y al reverso la Virgen y el Niño. Capitel esculpido, varal con dos santiños, imoscapo de placas, peana cúbica y grada de dos escalones.
  



Frente al templo y cementerio se extienden las nobles y vetustas CASAS DE CANÓNIGOS, en la que se hayan instaladas las importantes sedes de: la FUNDACIÓN PÚBLICA GALLEGA CAMILO JOSÉ CELA y el MUSEO DE ARTE SACRO.



En agosto de 1975 la iglesia de Iria es declarada Monumento Nacional Histórico-Artístico.


Horario de visitas del templo: Lunes a Sábado: 18:15 a 19:30 h. Domingos: 10:30 a 12:30 h. Misas: Lunes a Sábados: 19:00 h. Domingos: 11:30 h.



INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES:
  


  

  
  
  

VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE PADRÓN EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario