CASCO HISTÓRICO DE PAZOS DE ARENTEIRO, BOBORÁS


Es embriagante, escabullirse en la comarca orensana del Ribeiro y descubrir la minúscula aldea de Pazos de Arenteiro; donde la nobleza del vino, los buscadores de plata y hasta la Orden de Malta han definido su esencia.

NOBLEZA DEL VINO.

BUSCADORES DE PLATA.

ORDEN DE MALTA.
Tanto por su grandeza arquitectónica, ratificada por sus residencias señoriales, a las que se debe su topónimo (pazos) lo que da idea del gran número de estas viviendas que hay en la zona, y que han hecho posible que las calles del pueblo formen parte de la declaración de CONJUNTO HISTÓRICO DE CASCOS URBANOS (BIC).














Como por su fenomenal entorno, en la confluencia de los ríos Avia y Arenteiro (ESPACIO NATURAL PROTEGIDO); río que en otro tiempo se llamó Argentario, por arrastrar arenas de plata en sus aguas, derivando al actual Armenteiro, lo que convirtió este lugar, en un asentamiento de plateros que llegaron a la aldea con un único fin: extraer del río el valorado metal. 


CAMINO AL RÍO ARENTEIRO




Los moros imprimieron exclusivo carácter a sus obras, demostrando sus artesanos, gran maestría en los trabajos de fundición, forja, cincelado, repujado y elaboración de la filigrana menuda. Todavía se conservan en la aldea, pegadas de su asiento que los perpetúan. De este contexto, relacionado con la plata, obtiene su sobrenombre.



Durante la Edad Media, Pazos de Arenteiro se convirtió en una de las principales encrucijadas que conducían desde el interior de Galicia a la costa y a Santiago de Compostela. Mientras los caballeros de Malta, auténticos señores de la villa, fueron los encomendados de controlar el tráfico de vino que desde O Ribeiro se enviaba a Pontevedra y Santiago, así como de recaudar impuestos y gestionar sus intereses.



La nobleza del vino se afincó allí a finales del Renacimiento y gracias a la riqueza que generaron los caldos del Ribeiro se construyeron numerosas casas blasonadas que todavía se contemplan hoy con admiración.


PAZO DOS LOSADA

TEMPLARIO EN EL PAZO DOS LOSADA.


Declarada conjunto histórico-artístico en 1973, sus menos de cien vecinos no han conocido épocas tan animadas como esas.



La IGLESIA DE SAN SALVADOR, hoy iglesia parroquial, es lo que queda del monasterio de La Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, asentada en la villa.




Cabe destacar su portada románica, en el tímpano de la cual se representa, la Cruz de Malta. Propia de varias órdenes monásticas que en el tiempo, tuvieron asiento en estas tierras, como los Templarios o la Orden de San Juan de Malta.



La portada principal, consta de dos arquivoltas abocinadas de gran volumen. Estas arquivoltas descansan sobre pares de columnas de fustes lisos y monolíticos. Los capiteles tienen motivos decorativos muy ricos.



El tímpano presenta un abrumador dominio de formas geométricas; a excepción de la cruz, a partir de la cual se desenvuelven molduras en semicírculo.


Por encima de la portada destaca una ventana de arco de medio punto.


Corona la iglesia una espadaña de dos cuerpos con dos campanas en el primero de ellos.


En el muro sur existe una puerta remodelada, con una ornamentación de estilo más moderno.
 

Destaca en la parte de atrás, adosado al ábside, un antiguo peto del siglo XVII o XVIII.




De destacar también son las marcas de los canteros de la iglesia, así como diversos símbolos, cruces e inscripciones repartidas por los muros laterales, varias árabes, que acreditan la presencia de esta comunidad en la villa.






En su interior se pueden contemplar un retablo renacentista y los sepulcros de quienes ganaban el descanso eterno bajo su suelo sagrado, tras haber contribuido con vino, por este privilegio. En el exterior también destacan sus ventanas y canecillos. 








Junto a la iglesia en el muro norte, se encuentra una posada recientemente restaurada por el arquitecto Cesar Portela. y que en un pasado fue el antiguo monasterio, un jardín en el que se encuentra ubicado el PAZO DE LA ENCOMIENDA, que conforma una construcción austera con escasas concesiones ornamentales representadas por pequeñas cruces de Malta. 


    
Fue sede de una encomienda de la Orden de Malta, de la que solo se conserva la que fue casa del comendador, y posteriormente, casa rectoral y hoy alojamiento rural.

LO QUE QUEDA DE LA UNIÓN DE LA IGLESIA CON EL MONASTERIO.

La mayoría de los pazos, fueron erigidos durante la Edad Media en la época de mayor esplendor de la aldea orensana, entre los siglos XVI y XVII, algunos disponen de bodega propia, otros de capillas y hórreos. La mayoría de ellos cuentan con hermosas solanas, torres en los extremos, palomares u hórreos.


CASA DOS PENEDO – TRONCOSO. Como anécdota, fue una familia nobiliaria tan importante que alguno de sus miembros llegó a ser Inquisidor en la ciudad de Compostela.

CASA DE PENEDO.

PAZO DOS GARCÍA – ESPINOSA. Destacar de esta casa señorial, su balcón por su hermosura, forma y estructura así como el escudo que encontramos en la pared donde encontramos un vínculo con el apellido de la familia: la presencia de una garza, nombre de animal de donde proviene el apellido García.

PAZO DE GARCIA-ESPINOSA.

PAZO DOS GARCIA-ESPINOSA.

PAZO DOS CERVELA. De estilo arquitectónico barroco, podemos destacar las volutas de su escudo y las gárgolas que encontramos en la cornisa del tejado. Era una familia nobiliaria tan importante, que uno de sus miembros tuvo un entierro donde participaron 86 sacerdotes. En la fachada principal, en concreto en el lado derecho, justamente donde está el jardín delantero, encontramos grabados dos escudos: el de la Orden de Malta y el del Condado del Ribadavia. Pues bien, el significado de esa grabadura se debe la que esta casa nobiliaria estaba al servicio de la Orden de los Caballeros de Malta y del Condado de Ribadavia.

PAZO DOS CERVELA.



PAZO DOS LOSADA. Apellido que debe a su nombre a las losas, elemento que podemos hallar en su escudo junto a otros símbolos como la flor de lis así como imágenes de Caballeros Templarios.

PAZO DOS LOSADA.

CASA DE ARRIBA. Está vinculada a la del Pazo dos Cervela. En relación a las anécdotas que podemos mencionar sobre esta casa, señalar que fue una casa tan rica que hasta se decía que tenían los cojines bordados en oro. A esto tenemos que añadir que en su origen esta casa tuvo cuatro chimeneas y se tuvo que derribar una puesto que cuatro o más solamente las podía tener el Palacio Real, de ahí que solamente posea tres chimeneas en las que podemos apreciar el estilo barroco en su composición.


AL FONDO CASA DE ARRIVA.

CASA DE ARRIBA, CHIMENEA.


CASA DO MEDICO.


CAMINO BAJADA AL RÍO EN LA CASA DO MEDICO.

CASA DO MEDICO

CASA DO MEDICO.












La concentración de elementos singulares de este tipo hace muy vistoso el conjunto y de seductora visita.


En el momento de nuestra visita, todavía estaba en periodo de restauración,pues diversos proyectos gubernamentales buscaron convertir Pazos de Arenteiro en aldea turística, y en 2015 estas aspiraciones se están materializado con gusto,… ¡habrá que volver para comprobar los resultados!












En Pazos de Arenteiro tendremos la posibilidad de hacer unas atractivas rutas de senderismo, como la que parte de las cercanías de la iglesia de San Salvador a través de un sendero señalizado que nos lleva al romántico Puente Medieval sobre el río Arenteiro y el Pozo dos Fumes.

INFORMACIÓN RECOGIDA DE ESTOS ENLACES.



VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE BOBORAS EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.





No hay comentarios:

Publicar un comentario