MIRADOR DE SOUTOCHAO, SOBER

En uno de nuestros paseos por esta Ribeira Sacra, decidimos hacer la ruta de los cañones del Sil en el catamarán, y en el camino desde Monforte de Lemos hacia el embarcadero de Doade (Sober), todavía recuerdo las palabras de mi hija Laura, que era bien pequeña, diciendo “que preciosidad”, cuando se nos apareció este impresionante paisaje.




Una niña tan pequeña se sorprendía ante las vistas tan extraordinarias, donde el río Sil labró profundos cañones, llegando a alcanzar los 500 metros de profundidad. Panorámicas hoy ya muy reconocidas y valoradas, siendo un referente destacado entre los paisajes a visitar en el interior de Galicia.  



La mejor manera de admirar estos asombrosos paisajes es, deteniéndose en alguno de los muchos miradores habilitados, como este Mirador de SoutoChao,...







... donde un pequeño cartel nos indica, que este es un lugar de tranquilidad, relax o descanso “spatium quietis”, desde el que obtendremos unas fantásticas vistas.




En la Semana Santa de 2006, se ha inaugurado junto al mirador un espectacular MONUMENTO AL COSECHERO. La escultura tiene siete toneladas de peso obra del artista pontevedrés Manuel Rial. 



La imagen pretende llamar la atención del visitante sobre el esfuerzo sobrehumano que supuso mantener la viticultura viva en los escarpados viñedos de la Ribeira Sacra.


En esas paredes imposibles, se cultivan los vinos de Amandi en bancales de las laderas de solana, su fama era tal, que se le hacían llegar al César desde la Gallaecia romanizada.




La Ribeira Sacra es uno de los mayores exponentes de lo que conoce como viticultura heroica. El término se refiere a unas condiciones del terreno que complican, especialmente, el trabajo con las cepas y que hacen que viticultores y bodegueros desafíen al vértigo desde los bancales.



La distribución del viñedo en terrazas o bancales para salvar la pendiente del terreno, que puede llegar al 100%, genera un espacio que impide la mecanización. A excepción de carriles puntuales en algunas viñas para trasladar cajas en vendimia, todo el trabajo lo hacen las manos, los brazos y las espaldas de los viticultores y bodegueros; al tiempo que moverse entre las cepas es un ejercicio de acrobacia. La viticultura heroica tiene su punto álgido y máxima expresión durante la vendimia.




Pero en el corazón de Ribeira Sacra, sus gentes han estado haciendo esta subida loca día tras día desde hace 2.000 años. Durante siglos la gente, dirigida por los monjes, cultivaba los viñedos en las gargantas empinadas del Sil, pues estamos en la Rivoyra Sacrata, refugio de monjes y eremitas desde tiempos de los suevos.




INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES





VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE SOBER EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario