SANTA MARÍA DE MEZONZO, VILASANTAR

La visita a Santa María de Mezonzo se justifica no sólo por la maravillosa perfección y equilibrio de su cabecera románica, sino también por disfrutar de uno de los más bellos y serenos paisajes de Galicia. 



El espléndido entorno, junto con el fresco y abundante manantial que fluye en el terreno que antes debieron ocupar las dependencias del monasterio, explican su ubicación en este emplazamiento escogido.



Esta magnífica y bien conservada iglesia es lo que queda del monasterio dúplice fundado a mediados del siglo IX. 


La iglesia data de finales del siglo XII, pero su origen es prerrománica, y puede remontarse a la época visigoda, a juzgar por varios elementos arquitectónicos que aparecen reutilizados en su fachada, como la columna de mármol de la fachada norte, así como en la pila de agua bendita, donde aparece un capitel prerrománico.
    
FACHADA NORTE
       
En este monasterio profesó a los veintidós años San Pedro de Mezonzo. Nacido en la cercana Curtis en el 930, aquí fue ordenado presbítero en 959, y se trasladó al cercano gran monasterio de SOBRADO DOS MONXES antes del año siguiente. En 997 se produce la razzia de Almanzor (que arrasó la Catedral compostelana y se llevó sus campanas a Córdoba), en la que el santo obispo dio ánimos a sus fieles llenos de temor, pidiendo la ayuda de la Virgen María, para la que compuso la Salve Regina, ya citada por Gonzalo de Berceo y Alfonso X el Sabio y que aún se continúa rezando y cantando. Libró de la profanación las reliquias del santo Apóstol orando solo ante su sepulcro, con tal valentía y recogimiento que fue respetado por orden del mismísimo caudillo musulmán. Reconstruyó, además la Catedral, predicó contra el pánico milenarista y entregó su alma a Dios en 1003.



Las naves, de tres tramos cada una, se cubren de madera a dos aguas. 



Entre sus elementos ornamentales, destacan las líneas de impostas de taqueado jaqués, que recorren los ábsides semicirculares incluso rodeando las arquivoltas de las ventanas, un elemento que consigue articular el muro dando al conjunto un importante claroscuro. Los capiteles y canecillos que rematan los ábsides están tallados con motivos fitomorfos y geométricos.



Otro capitel de la nave.



En una segunda etapa constructiva se proyectó el abovedamiento de las naves: en los dos primeros tramos de la meridional se aprecia el arranque de los nervios que sostendrían la bóveda, así como las primeras hiladas de la plementería que las iba a cerrar.



Cuatro gruesos contrafuertes por paño soportan los empujes de las naves, y otros dos en el muro de poniente a ambos lados de la fachada.


Tiene tres PORTADAS,. Tres son las portadas de éste iglesia, situadas en los muros norte;...

DETALLE DE LA PORTADA NORTE

... sur;...



... y en la fachada oeste la mayor.


Esta se enmarca entre los voluminosos contrafuertes, con tres arquivoltas tóricas lisas apoyadas en capiteles sobre tres pares de columnas acodilladas con motivos vegetales y un tímpano liso sobre mochetas.



La fachada se corona con una graciosa espadaña barroca.   



De triple ÁBSIDE, el central tiene un cuerpo recto de la altura de la nave de bóveda de cañón, terminado en cascarón al igual que los ábsides laterales. 


Se divide en tres vanos por semicolumnas adosadas, con ventanitas de arquivoltas semicirculares tóricas, sobre columnillas acodilladas en las jambas. Los ábsides laterales tienen una sola ventana de las mismas características.


  

         
En el hastial de la parte recta del ábside central, justo por encima de la unión con la bóveda de cascarón, se abre un ROSETÓN con celosía. También llama la atención el bonito tejaroz de arquitos sobre canecillos de este ábside central.


En el tramo recto, bajo las cornisas, aparecen canecillos de proa y uno, al sur, adornado con la cabeza de un carnero.


Tuvimos el privilegio de visitar su interior gracias a la amabilidad del párroco, una generosa persona, que nos facilitó las llaves y nos permitió verla a nuestro gusto. Estos detalles son de agradecer.




La iglesia de Santa María de Mezonzo fue declarada Monumento Histórico-Artístico en el año 1931. El grado de conservación es muy bueno, lo que unido la representatividad y antigüedad del edificio hace que sea uno de los monumentos más visitados de la comarca.


Tras el templo vemos un CRUCEIRO con plataforma cuadrangular de un escalón con un pedestal cúbico achaflanado. El varal es cuadrado achaflanado llevando arrimada una mesa y sobre ella pegada al varal, la imagen de la Inmaculada. El capitel es cuadrangular moldurado. Su cruz es circular, leñosa con nudos.


Por el anverso de la cruz presenta a Cristo Crucificado con tres clavos y las manos cerradas. Inclina la cabeza hacia la derecha con una corona de espinas y un pergamino con las siglas INRI. El paño de pureza va atado a la izquierda.


Por el reverso de la cruz, queda la Inmaculada sobre unas nubes y con una serpiente sobre a los pies de la virgen. 



INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES




ARTE ROMÁNICO EN EL GOLFO ÁRTABRO Y EL ORIENTE CORUÑÉS (pdf)


VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE VILASANTAR EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario