BATERÍA DE SAN CRISTOVO, FERROL

La situación y las condiciones naturales de la ría propiciaron, a partir del siglo XVI, el afianzamiento de Ferrol como base naval militar, y junto con ello el desarrollo de un complejo sistema defensivo, basado inicialmente en los castillos, que ejercían un doble papel de control de posibles invasiones por tierra y por mar.

La gran cantidad de fortificaciones, sus fuegos se cruzaban entre sí, (Castillo de San Felipe; Castillo de Nuestra Señora de La Palma; BATERÍA DE SAN CARLOS; BATERÍA DE SAN CRISTOVO; Batería de Cariño; Castillo de San Martín; Polvorín y cuartelillo del Vispón; BATERÍA DE VIÑAS; Batería de Prioriño Chico; Batería de Doniños; Batería de Santa Mariña; Batería de Ares; Batería de Redes), aprovechando los accidentes del terreno, da testimonio de la gran importancia de la base naval de Ferrol.


Esta es una batería costera de pequeño tamaño, pero de cierto valor patrimonial (siglo XVIII), y regular conservación, siendo así de las secundarias del subconjunto.



La batería de San Cristovo (San Cristóbal), en la punta de Restrebor, protegía la ensenada del mismo nombre. Sus troneras cruzaban el tiro con las de San Carlos, Viñas y las del trincherón de la playa de Cariño.


Su construcción comenzó en 1739, según proyecto de Juan Vergel, y se prolongó hasta 1762, con las últimas adaptaciones de batería a la mar en ángulo saliente, polvorín y frente aterrazado, llevadas a cabo por M. de Hermosilla.




A través de un oficio del 18 de noviembre de 1739, Carlos Desnaux informa, entre otras cosas, al duque de Montemar que se ha empleado al subalterno Fulgencio Jiménez en las obras.



El 8 de noviembre de 1746, por oficio, Cosme Álvarez propone a Bernardino Freire llevar 4 cañones de calibre 24 de San Felipe a esta batería.



De  1762 es la reconstrucción de la batería, “capaz de 11 cañones”, con sus troneras a la mar, cuartelillos y polvorín sobre la defensa de tierra.


La agrupación de las fortificaciones de la boca de la Ría, es un extraordinario ejemplo de arquitectura militar, con magníficas vistas sobre la ría. Tienen un entorno privilegiado por su paisaje natural primitivo, con las montañas cercanas de vegetación abundante y poca incidencia de construcciones residenciales en general.


Una sensacional manera de visitarla, es recorriendo la RUTA DOS CASTELOS. El sendero bien identificable, transcurre entre el admirable Castillo de San Felipe (cuyo interior no podemos dejar de visitar), corre pegado al mar por los caminos de los pescadores, acercándonos hasta las ruinas de esta Batería de San Carlos, y finalizando en esta Batería de San Cristovo.

VISTAS DE LA BATERÍA DESDE LA RUTA


El recorrido finaliza en el MIRADOR DE SAN CRISTÓBAL. Desde aquí podemos regresar andando al punto de inicio, siguiendo la carretera o volviendo sobre nuestros pasos, o bien coger el autobús urbano en la aldea de San Cristóbal. Descripción y mapa.




INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES




VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE FERROL EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario