A ESCUSALLA, LOBIOS

La Raia Seca es naturaleza en estado puro, de cada rincón parte un ruta que nos descubre toda su riqueza; historia; paisaje; leyendas y mitos.


En este caso nos situamos en el lugar de Compostela, parroquia de San Salvador de Manín (LOBIOS), en el famoso 
PARQUE NATURAL BAIXA LIMIA - SERRA DO XURÉS,...




INCENDIO EN EL PARQUE

... para visitar, la que según cuentan, podría ser una casa encantada rodeada de un halo de enigmas; muertes misteriosas; fantasmas que, hasta atrajo el interés de Iker Jiménez, para hablar de sus misterios en uno de los programas de Cuarto MilenioLA CAPILLA DEL MONJE JOROBADO”, (a partir del minuto 44).



A Escusalla es una edificación hecha la base de sillería granítica en unas partes, y mampostería en otras. Se revela como un edificio de dos alturas, dividido en numerosas estancias.





En la entrada principal se encuentra una pequeña CAPILLA bien conservada dedicada a San José, como reza la inscripción que aparece en el lintel de la puerta de entrada: “SACELLVM D. JOSEPH”.



Posee un gran patio interior en el que encontramos dos escaleras, una a cada lado de la casa. 



En la fachada posterior podemos ver una magnífica balconada con repisa sobre canecillos de perfil de modillones, aunque cubierta por la maleza.


Hay una bodega, en la que en la actualidad crece un hermoso roble y muchos habitáculos que se supone fueron los calabozos. 



El estado de la casa es de lo más ruinoso, sólo quedan en pie los muros que dividen las estancias y está todo lleno de maleza. No obstante vale la pena la visita.





Según la documentación que hoy en día se conserva (Libro de Visitas Pastorales a Manín de 10 de septiembre de 1831 y el Real de Eclesiásticos del Catastro de Ensenada de Traspórtela de 22 de agosto de 1753), la Casa de A Escusalla fue construida a principios del siglo XVIII por el Abad de Manín, Don José Martínez y Parga, un párroco con un alto poder económico y que se cree perteneció a la Inquisición, como rectoral.



Tras su muerte, pasó de unos clérigos a otros hasta que, con la Desamortización de Mendizábal, cayó en manos privadas.



Sobre la capilla de la entrada el Abad Martínez y Parga fundó una Capellanía Colativa titulada de San Xosé. Las Capellanías Colativas se caracterizaban por la intervención eclesiástica en su fundación y la espiritualización de los bienes sobre las que estaban fundadas.




A día de hoy la Casa de A Escusalla es propiedad de la Administración General del Estado en un 75%, y el 25% restante está en manos privadas.



A principios del siglo XX un cantero de Padrón adquirió la vivienda, y en 1931 la heredan sus cuatro hijos. Tres mantuvieron la titularidad, la que ahora está en manos de la Administración, pero el cuarto vendió su parte por 1.750 pesetas y un traje nuevo. Fue en ese momento cuando la casa perdió su habitabilidad.


Existen infinidad de LEYENDAS y CUENTOS relacionados con la Casa de A Escusalla: Se comenta que en este lugar era habitual a práctica de brujería y torturas.



Según cuentan, el último habitante de la casa fue un guarda portugués al que llamaban Tío Roque. Este hombre decía que había visto el fantasma de un fraile con chepa con dos monjas. Al fantasma le llamaban “Marrequiño” (llamado así porque tenía joroba) y cuentan que era un fraile que vivió allí en el S.VIII, y se dedicaba a dar muerte a los jornaleros portugueses que contrataba para no tener que pagarles, y luego los enterraba en el patio. Después volvía a contratar otra gente y volvía a matarlos. Cuando en Portugal le preguntaban por los anteriores trabajadores, decía que habían huido. Otra versión dice, que era el Marrequiño quien mataba la gente que contrataba para la vendimia.


En las noches que no hay luna llena es posible ver las ánimas de estos hombres. Tras la muerte del guarda portugués, unos vagabundos portugueses, después de pasar una noche allí, contaron también que habían visto ciertas apariciones. También se habla que durante las noches de luna llena, se pueden ver varios frailes paseando por la casa y orando en las diferentes estancias.


En otra variante, ese mismo fraile aparece con dos damas vestidas de blanco, y que invita a todos los que pasean por allí, a que no vuelvan. De hecho un hombre que fue allí, vecino del lugar, le dijo a un estudioso de Santiago de Compostela, que había olvidado un hacha y cuando regresó a recuperarla, la ánima le reprendió.


En una noche cerrada y sin luna, un hombre que bajaba para Aceredo, allá por los años 50, mucho antes de que llegara la luz eléctrica a estos lugares (si bien hay que resaltar que aun hoy no hay luz en este paraje), o se había conocido aparato que pudiera producir una enorme cantidad de energía, este hombre cuando pasaba por delante de la casa, se encontró con el patio completamente iluminado con una luz tan fuerte que le resultaba deslumbrante, una luz que subía cara el cielo como un rayo, y que lo hizo oscilar, pero ante la cuál no se detuvo y continuo su camino.




Otra historia tiene que ver con el traslado de un ataúd desde Ludeiros hasta el cementerio de Aceredo. Por lo visto los hombres que portaban la caja, cuando se acercaron a A Escusalla, comenzaron a no poder con el peso y finalizaron quedando agotados.


A un vecino de Ludeiros, en una noche que retornaba por el camino hacia suya casa, después de mucho andar y estar un tanto cansado, se encontró a un lado de A Escusalla un burro, y lo que se le ocurrió es que podía llegar antes si montaba a caballo del animal y lo guiaba camino arriba, pero por lo visto, tal y como relató, el burro comenzó a crecer y crecer, que mismo parecía un monstruo, o como decía él, parecía el diablo.


En una noche de verano, subía un hombre nuevo cara Ludeiros luego de una jornada de hilandero en Aceredo, este hombre que destacaba por no tener miedo a nada, al llegar a las cercanías de A Escusalla, frente del patio interior donde asoma un enorme balcón de piedra, se detuvo a mirar para Buscalque (lugar desaparecido por las aguas del embalse de Lindoso, justo entre esta aldea y Os Aguinchos, zona de playa del Río Limia), tenía fama de ser un lugar donde se juntaban las brujas para celebrar sus aquelarres, y atendiendo a sus explicaciones comenzó a ver como volaban aquellas brujas en sus escobas, como danzaban alrededor de un gran hoguera, y la fiesta que allí se vivía resultaba tentadora, pero por si fuera poco, dijo que lo vio con tal claridad, que es como si lo tuviera al lado, y cuando menos en línea recta había unos tres kilómetros. Pero no dejó de ser más que una ilusión, pues cuando subió de la casa de A Escusalla hacia Ludeiros, ya no era capaz de vislumbrar algo de lo visto minutos antes.


Otra de las leyendas que circula en el lugar es, la de que en cierta ocasión venía una vecina de Compostela guiando el carro de las vacas después de descargar un viaje de abono en una finca que tenía en las cercanías, y cuando encaminaba el camino cara el lugar, miró para una de las ventanas que dan para el camino, y vio el fantasma de un cura, la mujer llegó a la casa temblando, y con el impacto de lo que había visto no articulaba palabra, hasta que pasado un tiempo contó lo que le había acontecido.



También circulan comentarios sobre la posibilidad de que exista un túnel que desde la casa había llegado hasta las cercanías del río Mao, pues hay quien afirmó que una vez cuando iba acompañando el agua para regar un campo, esta se perdió por un agujero en el que se sentía como caía en un espacio hueco de piedra.



En los años noventa, aun bajaba algún que otro vecino a coger el coche de línea a la carretera nacional, y uno de esos días, un padre que había acompañado su hija, de vuelta para Ludeiros, cuando aún era de noche, al pasar por A Escusalla miró algo que lo estremeció, algo que jamás contó.

Además, la visita a esta casa, marca el inicio de un agradable sendero a la orilla del río Mao, en el que se pueden ver varios molinos restaurados. El SENDERO DEL RÍO MAO es circular, de unos 4km y dificultad baja, con lo cual es apta para todas las edades.





Junto a la misteriosa casa y al inicio del sendero, se ha habilitado una  amplia y bien equipada ÁREA RECREATIVA, que nos permitirá recuperarnos del paseo, o de la visita a tan fantástico recinto. 





Este enclave es también un extraordinario mirador del río Límia.







INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES




VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE LOBIOS EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

2 comentarios:

  1. Con perdón:

    No lintel da capela non pon “SANTORUM D JOSEPH", senón "SACELLVM D. JOSEPH", é dicir, "Santuario de Xosé". Dertamente, o significado é o mesmo, pero a persoa que vos dou a lectura estaba ben errada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tes toda a razón, debes desculparme, pois non me fixei no detalle e iso que tiña a foto para comprobalo. Moitísimas grazas pola corrección, espero que sigas o blogue, e así descubrirme algúns detalles que descoñeza. Un saúdo.

      Eliminar