SAN TOMÉ DE SALTO, OZA - CESURAS

En el siglo X ya existía la iglesia de Salto, figurando en una donación que realiza la infanta doña Paterna al abad Sabarigo o Sabarico, por la cual éste recibe el MONASTERIO DE CINES y una serie de iglesias entre las que se cita a "Sanctum Thomam de Salto" con "filios ecclesie et regia auctoritate". A partir de esta fecha se suceden las donaciones en las que se menciona a la iglesia o a la villa: se cita San Tomé de Salto entre los templos donados por don Pedro Froilaz, conde de Traba, a la sede compostelana; en 1185, doña Urraca Gundisalvi y su hija doña Teresa Friola, con asentimiento de Friola Ramírez y su hermano el conde don Gamino, donan al abad de Cines diversos bienes en Salto. Al año siguiente, don Gómez hizo acotar la iglesia de San Martín de Brabío, que era de Cines, y prometió darle dos años después la villa de Salto. Posteriormente fue iglesia de provisión de legos y, al menos en los primeros años del siglo XVII, no disfrutaba de rentas; en el siglo XIX, era de patronato mixto.


Pese a que se ha perdido la mayor parte del edificio románico, San Tomé de Salto resulta ser un ejemplo valioso para el estudio del románico de la provincia de A Coruña, ya que presenta la particularidad de tener una VENTANA ROMÁNICA de las más originales que se conservan en el oriente coruñés; además sigue un modelo que aparece en contados edificios al margen de las grandes construcciones. Decorativamente, se puede afirmar que los motivos empleados, así como su tratamiento estilístico, son tardíos, y la cronología que se le podría atribuir es de los últimos años del siglo XII o principios del XIII. Sobre esta portada -en una parte del muro que está reconstruido, como se aprecia perfectamente al observar las hiladas superiores-, se encuentra esa interesante ventana abocinada con dos arquivoltas de medio punto sobre columnas acodilladas, basas áticas y capiteles vegetales muy desgastados. Otro rasgo interesante de esta ventana es el hecho de albergar un pequeño tímpano semicircular que se sostiene sobre dos mochetas muy desgastadas, lo que resulta poco frecuente, aunque se repite en Santa María de Celas de Peiro, pero sin presencia de las mochetas.


No es habitual que en el imafronte de una iglesia románica aparezca este tipo de ventana, sino una simple saetera, un rosetón o un óculo, aunque en el resto de la provincia tampoco faltan otros ejemplos, como la iglesia de SAN PEDRO DE LEIS (Muxía), donde sobre la puerta se abre una ornamentada ventana cuya ubicación parece ser la original, ...

VENTANA DE LA PORTADA DE LEIS.

 ...ya que en el testero del ábside aparece otra de igual modelo. 

VENTANA DEL ÁBSIDE EN LEIS

No obstante, cabría suponer que la de Salto pudiese provenir del ábside.


Tampoco es frecuente que aparezcan ventanas abocinadas con dos arquivoltas y otros tantos pares de columnas, aunque también se pueden apreciar en el exterior de la ventana del ábside de Santa María de Celas de Peiro y en el de SAN XOÁN DE CAAVEIRO

CAAVEIRO
De la iglesia románica de Santo Tomé de Salto apenas ha quedado algo más que esa fachada occidental. El edificio fue parcialmente reconstruído en 1924 y restaurado en 1978 debido al importante deterioro sufrido. Según Angel del Castillo, quizá parte del ábside perteneciese a la obra original, pero la ausencia de elementos decorativos impide poder precisarlo más. Actualmente es una iglesia de una nave y un ábside de igual anchura y planta cuadrangular, al que se accede a través de un arco apuntado.


En la fachada se abre también una PUERTA rematada por un arco de medio punto sobre columnas acodilladas. Las basas son áticas, con el toro inferior bastante desarrollado y bolas a modo de garras; se sitúan sobre plintos cuyas caras están recorridas por líneas incisas paralelas a las aristas. Los fustes son lisos, monolíticos y de escasa sección. Sobre ellos se asientan capiteles vegetales de cestas esbeltas y dos registros de hojas muy estilizadas, rematadas en pomas o pequeñas volutas. Como el resto de la fachada, estos elementos se encuentran bastante deteriorados, lo que provoca que los detalles decorativos no siempre se muestren con claridad.


En el centro se encuentra un TÍMPANO en cuyo centro aparece una gran cruz potenzada en relieve. Está sostenida por mochetas en las que se tallaron dos rostros que recuerdan a los de la portada de la cercana iglesia de SAN PANTALEÓN DE VIÑAS, pero de una factura muy tosca. Sobre esas mochetas de la puerta principal, pude leer en este artículo de la Voz, que se trata de dos hombres esculpidos en el bloque granítico con el falo extremadamente grande.


PORTADA DE SAN PANTALEÓN DE VIÑAS (PADERNE)

En lo alto de la fachada se construyó una espadaña de dos vanos, y en los extremos se colocaron dos pináculos modernos.



INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES

ARTE ROMÁNICO EN EL GOLFO ÁRTABRO Y EL ORIENTE CORUÑÉS (pdf)



VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE OZA - CESURAS EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario