SANTA MARÍA DA ATALAIA, LAXE

Dentro del núcleo urbano, en un alto sobre el mismo puerto, encontramos la joya de la Villa, la Iglesia de Santa María de la Atalaia, asentada sobre un amplio atrio formado por altos muros de piedra sobre los que se asentaba en el pasado unos cañones defensivos. La iglesia y su atrio funcionaron como atalaya de vigilancia y defensa contra la entrada al puerto de cualquier barco o flota sospechosa. 



De finales del siglo XV, esta iglesia fue ampliada, ya que en un principio solo poseía la capilla mayor realizada en el primer tercio del siglo XIII, por Doña Urraca de Moscoso por expreso deseo de su madre Doña Juana de Castro y Lara, añadiéndole a dicha capilla una nave rectangular y años más tarde una torre campanario. Con la orientación tradicional de los templos romanos, cabecera hacia el este y pórtico hacia el oeste y de estilo gótico marinero en su mayor parte, esta iglesia presenta un cuerpo compuesto por sencillos muros y una interesante decoración externa.


En la fachada principal o pórtico encontramos la puerta de entrada a la iglesia, ojival y de estilo gótico con arquivoltas o molduras dóricas.



En el muro sur y entre dos contrafuertes se abre una puerta rematada en arco apuntado sobre la que descansa una imagen gótica de piedra de la virgen realizada a finales del siglo XV.



Un poco más adelante se levanta la escalera pétrea de acceso a la torre campanario (siglo XVI) con tres relieves góticos en su balaustre realizados en la segunda mitad del XV. 


El relieve inferior nos muestra a la Virgen Santa Ana e al niño, el central representa a un Fraile Franciscano, y el superior a un Ángel.


En el muro norte y también entre los otros dos contrafuertes de la nave se abre una tercera puerta dintelada por un relieve de la resurrección, probablemente de principios del siglo XVI.


En el atrio se conserva un bonito CRUCEIRO que presenta un pedestal con cuatro peldaños octogonales. Su basa en forma piramidal, es minúscula y de ella arranca un alargado fuste coronado por un sencillo capitel. La cruz es cilíndrica y en ella aparecen, en el anverso la imagen de Cristo y en el reverso la Virgen.


El interior la parte más destacada del templo. En el podemos observar la composición de la planta, formada por la nave, y la capilla o presbiterio. El techo de esta capilla mayor se cubrió con una sencilla bóveda gótica de crucería. 





El arco apuntado de estilo gótico que da acceso a la capilla desde la nave se asienta en semicolumnas pareadas de capitel común, sobre las que podemos observar dos escudos heráldicos en los que se puede apreciar el blasón de los Castro, representado por seis roeles, e el de los Lara, dos pequeñas calderas, pertenecientes ambos al linaje de Doña Juana de Castro y Lara.



En el altar mayor podemos observar: Una imagen medieval de la Virgen de la Atalaya, y un Cristo pantocrátor del siglo XIV. Además podemos también observar varios pequeños altares con diferentes imágenes de los siglos XVII e XVIII. 




La obra más destacada es un friso cuya autoría sigue siendo un misterio, pero no el significado, el valor histórico y artístico y la inspiración de las cinco escenas -la resurrección de Cristo, su descenso al Limbo, su aparición a la Virgen, las Santas Mujeres ante el sepulcro vacío, y la aparición ante María Magdalena- que contiene esta obra de 4,5 metros de largo por 1,7 de ancho, que salió a la luz en 1955, cuando un rayo destruyó el retablo posterior que la había mantenido oculta durante dos siglos.


A lo largo del templo podemos contemplar en el suelo diferentes tumbas. En el altar mayor y con el símbolo de una corona podemos ver las tumbas de los primeros Moscoso. En la nave principal podemos contemplar una imagen gótica en piedra de Santa Inés, donación de la hermana mayor de Doña Urraca, Doña Inés de Moscoso a finales del siglo XV o principios del XVI. 


Recientemente se descubrió una pintura de San Domingo de Guzmán en uno de los muros de la nave.


Como historia muy recordada en este puerto fue lo acontecido el 19 de diciembre de 1830, cuando el buque ingles “Adelaide” al entrarse en la ría para buscar el abrigo en el puerto de Laxe de un temporal existente aquel día. Procedía de Bristol con rumbo a Las Antillas e iba al mando del capitán Guillermo Dovel, solamente él y un marino, pudieron salvarse. Al día siguiente fueron apareciendo los cuerpos sin vida del resto de la tripulación en el Cabo da Area. Entre los muertos se encontraba su mujer y su hijo. Durante años el capitán Dovel volvía a Laxe para visitar su tumba y era habitual verlo pasear triste y cabizbajo por la playa desde el puerto hasta cerca de donde está la Roca del Indio.


INFORMACIÓN RECOGIDA EN LOS SIGUIENTES ENLACES







VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE LAXE EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario