PASEO POR LA COSTA DE CAIÓN, A LARACHA

A lo largo de sus seis kilómetros de costa (desde la Atalaia al monte Figueirido), Caión cuenta con un amplio espacio protegido a ambas márgenes de la villa incluidos en la Red Natura 2000 dentro del LIC Costa da Morte.



Comenzaremos este hermoso paseo en la Punta da Atalaia, que representa cerca de 50 hectáreas protegidas desde la ensenada de Lourido (límite con el municipio de Arteixo) hasta Caión. La gran mole de granito se levanta 90 metros en vertical formando acantilados con desniveles de más del 60 %.


Desde este punto divisamos una extensa panorámica de la costa, que alcanza hasta la costa ártabra. 


A nuestros pies, en la ensenada de Lourido, divisamos la pequeña FERVENZA DE AGUACAE que forma el arroyo de Alvite en su desembocadura en la ensenada...


... y la impresionante FURNA DE SORRIZO, de las cuales hablamos en el post de ARTEIXO.


Hacia la otra vertiente se nos aparece la singular VILLA DE CAIÓN. El intenso olor a mar inunda este hermoso enclave marinero, ligado durante toda su historia a la cultura del mar.


Bajamos hacia el puerto donde vemos una hermosa estampa de barcos y lanchas fondeadas. 


En el muelle hay también muchas embarcaciones de pesca deportiva y recreativa, una afición cada vez más en alza por las buenas condiciones que ofrece situado hacia el oriente, defendiéndose así de los vientos predominantes del noroeste. Puede escucharse el rítmico batido del mar contra las piedras del espigón. En esta zona también es posible ver a los marineros arreglando las redes.



La actividad principal del puerto de Caión ha ido evolucionando con el tiempo: la caza de ballenas, la pesca de cerco y ahora, las artes menores que tienen en el pulpo y en el percebe sus capturas principales.


El origen de la villa de Caión puede estar relacionado con estas artes que convirtió al puerto local en uno de los de mayores capturas de la provincia. Entre mediados del siglo XVI y principios del XVIII, balleneros vascos y caioneses cazaban la especie llamada ballena franca (Eubalaena glacialis) en la costa de Caión. A principios del siglo XX, Caión tenía dos fábricas de salazón, secado y prensado de sardinas y boquerones. Los hombres trabajaban en el mar y las mujeres caminaban con los cestos en la cabeza para vender el pescado en A Coruña o en las aldeas de los alrededores. También cultivaban las fincas próximas a la costa y para regular la acidez de las tierras, recogían las algas de la playa ricas en nitrato.



Continuaremos por el paseo marítimo de Caión que, en sus dos kilómetros de longitud, permite disfrutar de largos paseos al lado del mar, magníficas panorámicas o puestas de sol. 



La vista se pierde a veces contemplando el infinito mar que se divisa en el horizonte. 


En todas las épocas del año, pero sobre todo en la estival, es un lugar muy frecuentado por vecinos, turistas y visitantes que encuentran en este sendero empedrado un espacio idóneo para pasar su tiempo libre.


Siguiendo la línea de los acantilados, ponemos rumbo hacia la playa. De frente, las islas Sisargas y Malpica, la otra villa de la Costa da Morte en la que se cazaban ballenas antiguamente. Con día claro, también se distingue el arenal de Razo.


En este trecho se encuentra la bajada a la pequeña PLAYA DA ARNELA, sólo accesible con bajamar, momento en el que también es posible llegar a la playa de As Salseiras. A continuación, a la altura de la Cofradía de Pescadores encontraremos uno de los accesos al ARENAL DO CÁRCERE VELLO. Cuenta la leyenda que un túnel unía el templo con la casa señorial de los Condes de Graxal y desembocaba en la playa. De ahí su nombre.


AL FONDO LAS PLAYAS

A LA IZQUIERDA EL PEQUEÑO ARENAL DO CÁRCERE VELLO

A lo largo de todo el paseo hay bancos en los que sentarse a contemplar las vistas con el marco de la ensenada como fondo.



Es de destacar el contraste del paisaje marítimo con los campos de cultivo inmediatos y las zonas de monte de las partes más altas de la parroquia donde se alza el SANTUARIO DE LOS MILAGROS DE CAIÓN. Aquí se celebra cada 8 de septiembre la principal romería del Ayuntamiento de A Laracha, contando con un gran prestigio en el norte de la provincia de A Coruña, declarada de Interés Turístico de Galicia.


La zona también es un excelente MIRADOR, desde aquí también se contemplan unas excelentes vistas de la península de Caión, de la playa de As Salseiras y de un buen tramo de costa, con las islas Sisargas en uno de los extremos.



Retomando la caminata, en la mitad de trayecto del paseo marítimo hay una bajada a un MIRADOR natural que separa la playa de As Salseiras, la más grande, de la do Cárcere Vello, situándose allí la pequeña CALA DE O CARACOLEIRO,...



 ...y la FURNA DA AUGA REDONDA.



Siguiendo la senda llegamos a LA PLAYA DE AS SALSEIRAS. De arena fina y carácter resguardado, tiene además aguas de gran calidad y una longitud de unos 850 metros por 80 de ancho. 




Es una playa urbana que dispone de todos los servicios: amplios aparcamientos, merenderos, accesos acordes con el medio (escaleras en piedra y madera), rampas para personas con movilidad reducida, aseos y duchas, servicio de socorrismo, limpieza diaria, recogida selectiva, etc. 



Por todas estas características, desde 2001 As Salseiras recibió todos los años el distintivo de la bandera azul (excepto en el 2004 a causa del naufragio del Prestige). Sobre todo en la época estival, esta es una de las playas más concurridas de la zona, ya sea por los propios vecinos, de la villa o del municipio, como por los turistas que visitan este bello rincón.


A pesar de que es el primer arenal de la Costa da Morte, As Salseiras es una playa de aguas tranquilas que permite la práctica de deportes acuáticos como el surf, principalmente fuera de la época estival. Es también un espacio idóneo para la práctica de campeonatos de aguas abiertas de salvamento y socorrismo u otras competiciones deportivas de playa.
  

Continúa el paseo por una senda peatonal (con pavimento de zahorra) que une Caión con el espacio natural Razo-Baldaio por la orilla de la costa.




El espacio se constituye como un lugar tranquilo, lejos de los grandes núcleos de población, donde se disfruta del paseo rodeado de naturaleza,...










... contemplando los entrantes o furnas (A PEDRA FURADA) que aparecen en los acantilados...





... o a los pescadores que escogen esta fecunda zona del litoral.




En este entorno pueden observarse gran cantidad de aves marinas: gaviotas, colimbos, cuervos marinos o cornejas. Algunas de ellas, especies migratorias que se pueden avistar cerca de la costa debido a la cercanía del humedal de Baldaio, uno de los ecosistemas litorales más importantes del Atlántico Norte.


Podemos continuar hacia Baldaio, por la sorpendente costa de la parroquia de Rebordelos (CARBALLO), una sucesión de pequeñas playas y de calas que aparecen con la marea baja entre las rocas y los acantilados.






INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES







VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE A LARACHA EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario