CRUCEIRO DE LABACENGOS, MOECHE

Los cruceros situados en el cementerio de Santa María de Labacengos; en el atrio de la iglesia de Santa Cruz de Moeche, y el del campo de la capilla de San Cibrao en A Ermida, son de similar factura, exhibiendo las características propias de las obras de piedra serpentina, realizadas por Antonio Rodríguez Sixto, conocido como “O Quinto”, de las cuales hice una interesante referencia en la entrada del CRUCEIRO DE SAN RAMÓN, también en Moeche.


Este ejemplar situado en el cementerio de Santa María de Labacengos se levanta sobre plataforma escalonada.



El pedestal es de forma tronco-prismático con caras alabeadas y remate bocelado, llevando al frente una alcancía metálica de limosnas dedicada a San Antonio y San Roque.


En el reverso, una inscripción de erección hace referencia a los promotores o personas a cuyas expensas se levantaron estas obras. En este, se menciona como donantes a Manuel Casal (vecino de Santa Cruz de Moeche y emigrante retornado a esta localidad) y Carmen Martínez, en el año 1899. Por cuyo encargo, se hicieron otros 15 ejemplares, repartidos por las parroquias de la zona en la década final del siglo XIX.


La columna es de la clásica sección cuadrada-octogonal-cuadrada por rebaje de aristas en punta de flecha y el capitel de esquema jónico gallego, con bustos orantes de ángeles en las caras, volutas en las esquinas y remate de ábaco curvilíneo. Se corona por una cruz de forma latina y palos cuadrangulares con sus aristas biseladas. Al frente muestran la imagen de Cristo, clavado al modo tradicional con las manos abiertas, representado con melena y barba, mutilado de su mitad inferior.

De quen sendo arquiteito
escolleu de canteiro
o títolo sinxelo,

 petrucial e senlleiro.
Otero Pedrayo

La Virgen Dolorosa, de tamaño más pequeño y colocada sobre una sencilla peana geométrica, se representa en una clásica postura recogida de presentación frontal, tocada con amplio manto y túnica de la que asoman los pies.
  



Tras el cementerio se accede al apeadero de la línea de FEVE “Ferrol-Oviedo” que   atraviesa el término municipal.




Desde aquí contemplamos una buena panorámica de la IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LABACENGOS, de estilo barroco rural del siglo XVI. Posee una planta rectangular, en la que se inscriben una sola nave y presbiterio, y dos cuerpos añadidos al muro septentrional que funcionan cómo pequeña capilla y sacristía. 
Se realizó una primera fase de la restauración, tanto del exterior como del interior de la misma promovida por la Asociación de Mujeres Rurales de Labacengos, en la cual se restauraron los frescos barrocos que aunque se conservaban. La fachada principal se organizada en tres paños por medio de bandas verticales, amplia puerta rectangular y pequeño hueco para la iluminación natural del coro, coronada por una espadaña de dos huecos con campanas, rematada en frontón triangular.



Junto a esta se encuentra abandonada la vieja rectoral. En un dintel de una de sus puertas, todavía conserva una inscripción. De ella puedo llegar a leer: ESTA CASAS SE HIZO EL AÑO …….. DE 1787 ……… SIENDO CURA ……


CURIOSIDAD
La primera referencia escrita del nombre de Labacengos aparece en el  s.VI, en ella se  habla de los “ Lapatiancos”.  Se dice que aquí había una “mina de cobre” y  según algún historiador, el nombre de LAPATIENCOS (queda hoy en Labacengos), refiere a la actividad a que se dedican los que pastan y alimentan ganado.

INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES

El patrimonio etnográfico y el arte popular: cruceros y petos de ánimas de los municipios de Moeche y San Sadurniño (pdf).





VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE MOECHE EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario