SAN PEDRO DE ANSEMIL – SILLEDA


Cerca del MONASTERIO DE CARBOEIRO, a 1,5 kms aproximadamente, se encuentran los vestigios del convento de SAN PEDRO DE ANSEMIL ubicado en dicha parroquia, del que solo se conserva, con muchas transformaciones, su soberbia iglesia de estilo románico, hoy parroquial  y una pequeña capilla funeraria de época gótica adosada al costado meridional de la nave. Ansemil, como otros tantos monasterios gallegos, fue en sus orígenes una comunidad familiar y dúplice.


De su historia se sabe que se instauró en el siglo IX o X, donde hombres y mujeres llevaban una vida religiosa de forma conjunta. Se cree que fue mandado construir por el Obispo de Santiago, Sisnando, en el año 919, más el primer documento histórico que cita a este oratorio, corresponde al año 972.


No es hasta el siglo XI, en 1073, cuando la colectividad se muda y se convierte en un monasterio benedictino. En el S XII desaparece la comunidad femenina aunque el templo no abandono su actividad, por lo que parece que continuó funcionando una comunidad religiosa masculina y en el siglo XIII o principios del XIV retornó la colectividad femenína. Durante el siglo XV, el monasterio fue perdiendo gran parte de la riqueza e influencia que había acumulado durante las centurias anteriores, debido a la mala gestión de los custodios; y muchas de las propiedades que gestionaba fueron puestas en subasta, o se encomendaron a la protección de los nobles castellanos.


En el siglo XVI, el monasterio fue disuelto, tras la disposición de los Reyes Católicos para reformar los monasterios benedictinos que había en Galicia, promovida por  Fray Rodríguez de Valencia, fusionándose al Monasterio de San Paio de Antealtares (Santiago de Compostela), en el año 1499. La anexión fue fácil, al estar vacante el cargo de abadesa por el fallecimiento de doña Isabel de Ulloa, perteneciente a una de las familias más importantes de Galicia, que fue la última abadesa de este Monasterio y que también lo fuera de SAN PEDRO DE VILANOVA ( Dozon), agregándose ambos a San Paio de Antealtares. En este momento pasa a ser el convento femenino por antonomasia, conservando esta  circunstancia, hasta nuestros días.

La estructura del edificio actual, es de época  prerrománica de estilo asturiano en su planta, aunque algunas partes se ampliaron y otras se modificaron en el siglo XII al estilo románico.




El exterior el templo es sencillo y de unas dimensiones reducidas.
 Se trata de un edificio de estructura rectangular, con cubierta a dos aguas, y sólo en la cabecera se adivinan las tres naves interiores del templo.


La fachada se remata con una torrecita moderna, que es un añadido posterior a 1909, puesto que en esta fecha Enrique de Campo dibujó la fachada donde se aprecia en la portada de acceso al templo, una espadaña de dos troneras, rematada por un carnero sobre el que descansa una cruz de brazos flexionados e iguales con terminación polilobulada; en la actualidad ,el carnero, muy deteriorado, se conserva en el interior de la iglesia, sobre la abertura interior de una ventana rectangular.



 En el mismo dibujo y donde hoy reside la ventana cuadriforme, se veía sobre la puerta una saetera. A partir de esta ventana el dibujo coincide con lo conservado. A ambos lados de la puerta y coincidiendo con las naves laterales existen sendas ventanillas.


Adosada a esta iglesia, en el lado meridional,  se encuentra, la CAPILLA SEÑORIAL DE LOS DEZA, de estilo gótico dedicada a Sta. Ana.


Transformada en el siglo XIV, protege el sepulcro del caballero Diego Gómez de Deza, que murió en 1341 y fue un gran benefactor del monasterio.

Capilla de los Deza.

En el frente y tapa, Armas de los Deza (castillo sobre ondas) y unas casillas

Sencilla caja de piedra con una inscripción y decoración heráldica.

Interior de la capilla de los Deza



La fachada de la capilla de los Deza tiene una sencilla puerta románica y por encima de ella, se encuentra una imagen en piedra de María acomodada en un trono alimentado al Niño, más conocida como VIRXE DO LEITE.

 Doselete de factura gótica.

Sobre la puerta y bajo el dosel gótico, se abre un rosetón descentrado y en el piñón un carnero portando una cruz con Jesucristo.



La puerta posee un dintel con un Agnus Dei,...



 Agnus Dei rodeados de un sol y una luna, que se sostiene por dos mochetas con decoración figurada.

... sostenido por mochetas decoradas con figuras humanas que en sus manos portan objetos que presentan u ofrecen.



Ventana gótica moderna.
En el lado septentrional  existe una puerta, se cree que era el acceso a la capilla desde el monasterio. Es adintelada, con un gran sillar rectangular, tiene cincelado un arco de medio punto y en su interior un arquito pentalobulado en cuyo centro hay una cruz con brazos ligeramente patados.





El frontis, nos muestra la portada principal.


 Enmarcada por un arco con dos arquivoltas, la de fuera con ajedrezado, descansan en el alfiz ornamentado, que coronan a su vez  los capiteles, de las cuatro columnas en las que se asienta la portada y que están saciados de alegorías.



 En el de la derecha dos leones representarían la fuerza de los que se resisten al pecado;... 


...en el de la izquierda, un personaje ricamente vestido sin cabeza, lee en un libro los nombres de los condenados y a su lado dos pecadores cubren sus genitales avergonzados por el pecado cometido.Hay quien dice que el personaje descabezado que aparece en el pórtico de esta iglesia, es en realidad PRISCILIANO  acompañado por sus cuatro discípulos.


Cuenta la historia, que fueron herejes que predicaron una versión del cristianismo muy al gusto local de las gentes de aquí, en las que se mezclaban las enseñanzas de las escrituras con el culto a la naturaleza. Él y sus seguidores fueron llamados a Roma, donde obispos de la iglesia de Roma ordenaron que los desnudaran y los decapitaran, convirtiéndose así, en las primeras víctimas de la iglesia allá por el año 385. Sus restos volvieron a Galicia donde fueron venerados manteniendo su culto en secreto, incluso hay quien dice, que es él quien está enterrado en Santiago y no el apóstol.




En el interior el espacio se divide en tres naves, separadas por gruesos pilares que sostienen arcos formeros de medio punto formando tres tramos, y cubierta de madera a dos aguas en la nave central y a una en las laterales. 



Dado que el exterior carece de contrafuertes, no parece que nunca se cubriese con una cubierta abovedada, por lo que desde sus inicios debió de concebirse una estructura de madera similar.



El ábside central tiene dos tramos. Se cubre con una sencilla bóveda de cañón, separada por un arco fajón sostenido por dos columnas románicas. El arco triunfal es semicircular peraltado y gravita sobre columnas cuyos capiteles están decorados con formas vegetales. En total, las cuatro columnas son netamente románicas.







Los capiteles que decoran el ábside central son de sencilla hechura, vegetales con enrollamientos de las hojas a modo de bolas. Solo uno de ellos muestra una pequeña y tosca cabecita humana. Como indicamos, para muchos autores este ábaside sería prerrománico, pero con una reforma en el siglo XII donde se añadirían los arcos y las columnas románicas. Los absidiolos laterales son mucho más pequeños, contando con tan sólo uno.


Esta iglesia pose una ICONOGRAFÍA muy peculiar.



Os encontrareis un exhibicionista mostrando descaradamente sus atributos masculinos;...


 ...uno un poco más pudoroso;... 


otro que devora sin contemplaciones una empanada;...


... y a un desgraciado devorado por una bestia.


Uno de los más simpáticos se encuentra oculto en la cabecera de la iglesia en una actitud un poco abrumada, al que han apodado tiernamente como “O Cagón”.


“EL ESPINARIO DE ANSEMIL”. Justo en la esquina, aparece una representación de un personaje en actitud de quitarse una espina del pie, lo que recuerda a una escultura de la Grecia clásica, Spinario; el Niño de la espina; o Fedele; numerosas veces imitada en tiempos del Imperio romano. Es asombroso encontrarse este tema en Ansemil.


Así, de la antigua serie que se tendía bajo la cornisa del templo, se conservan dieciocho canecillos en los que se advierte un amplio dominio de la temática figurativa.  El programa, en líneas generales, expresa un discurso moral de claras connotaciones amonestantes, relacionado en torno a una ruda denuncia de los pecados capitales y sus efectos.




Nos encontramos ante una serie iconográfica en la que domina la visión metafórica de los vicios, lujuria y gula, funcionando dentro de un código de condena y amonestación en el que no está ausente la llamada a las representaciones demoníacas y un anuncio de las penas infernales.
El discurso sobre el sexo, lo inaugura la imagen de un exhibicionista desnudo con un pronunciado miembro y o el Espinario, que levanta su pierna derecha no para extraerse una espina sino para mostrar descaradamente su sexo.


La figura de un glotón, se representa la imagen del pecador con una soga que le aprisiona el cuello, amarrada a la parte alta del soporte, llevando entre sus manos la prueba de su pecado, una pequeña torta sujeta que intenta llevarse a la boca inútilmente, asociando el vicio a el castigo.


No se duda tampoco en plasmar a manera de advertencia, el destino que aguarda a aquellos que han ensuciado su alma con los excesos; así, aquel que se deja arrastrar por las lujurias y la voracidad será devorado por las fuerzas infernales, siendo engullido por un monstruo antropófago como en algunos de estos canecillos.






Verdaderamente una icnografía  muy ilustrativa, instructiva y dogmática.



INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES




VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE SILLEDA EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario