MIRADOR DE CADEIRAS, SOBER


Cadeiras, conocido rincón de Sober cargado de devociones legendarias, nos descubre un espectacular MIRADOR sobre el Cañón del Sil, un SANTUARIO mariano levantado allí en el siglo XVIII y un CASTRO, que otorgan un peculiar carácter a este lugar, escenario de varias llamativas tradiciones populares.


En esta entrada os mostramos el MIRADOR DE CADEIRAS, una atalaya que ofrece uno de los mejores panoramas del Cañón del Sil y los Colados (término que se usa para designar los parajes situados en el borde del cañón, hasta donde podían llegar antiguamente los carros de vacas para recoger las uvas).





Este mirador, junto con el MIRADOR DE BOQUEIRIÑO, nos ofrece la cara más rocosa y abrupta de los Cañones, con paredes de más de quinientos metros cortadas prácticamente en vertical.



En lo alto de la pared rocosa de la orilla ourensana, enfrente, distinguimos el MIRADOR DE LOS BALCONES DE MADRID o Balcóns dos Mouros.



El río Sil fluye allá abajo, pero la profundidad del cañón es tal, que apenas se ve desde el mirador.



En días claros, se puede gozar de una vista abierta sobre buena parte de las tierras de Sober y Parada de Sil, así como del valle de CASTRO CALDERAS. Los días grises y húmedos, convierte el río y su ribera, en un contorno misterioso de brumas y nubes bajas.



A mano derecha del mirador arranca un sendero de medio kilómetro que va hasta el lugar de As Medorras, donde se encuentran los restos de un ASENTAMIENTO CASTREÑO. En la croa o parte superior del castro se puede ver otro monumento prehistórico interesante conjunto de insculturas o grabados rupestres, formado por catorce piletas (coviñas o cazoletas), unos pequeños agujeros labrados en la piedra. Cerca de este castro se hallaba la llamada FONTE DOS MOUROS, a la que iban a beber los romeros de Cadeiras. Según la tradición oral, junto a este manantial se encontró una vez un cofre lleno de monedas.


A día de hoy, se puede disfrutar en Sober de diez balcones con vistas extraordinarias, como el de PENA DO CASTELO;


...este de CADEIRAS;...


... el cercano de SANTIORXO; el de OS CHELOS;


... DA CIVIDADE;...


 OS CHANCÍS; XÁBREGA; PENA DO CONDE, pero también hay otros puntos que son miradores naturales.

A doscientos metros del mirador, en el entorno del santuario, se habilitó un ÁREA RECREATIVA provista de mesas, bancos y barbacoas, haciendo de este paraje un lugar muy apropiado para pasar un buen rato de ocio y donde se celebra los días 7, 8 y 9 de septiembre de cada año, la Romería de Cadeiras en honor a la Virgen de los Remedios.

Los amantes al senderismo podrán visitar este enclave siguiendo la Ruta de los Colados y Miradores del Cañón del Sil (Sober). Se trata de la ruta más espectacular, variada y hermosa existente en estos momentos en la Ribeira Sacra para conocer el Cañón del Sil en su parte más abrupta, que nos permite conocer un gran número de miradores, castros, formaciones geológicas, elementos tradicionales y etnográficos, etc.


Coordenadas: 42º 23' 51.6" N - 7º 33' 18.8" W

INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES








VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE SOBER EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

FONTE E CAPELA DO FRANCO, SANTIAGO DE COMPOSTELA


Denominada en gallego “FONTE DO FRANCO”, se trata de una fuente legendaria, actualmente sin agua, situada al inicio de la histórica rúa do Franco y cerca del COLEGIO DE FONSECA. Es posiblemente una de las más antiguas de la ciudad pues, según la leyenda, su origen se remonta a los tiempos de LA TRASLACIÓN APOSTÓLICA. La tradición la considera el punto donde se detuvieron a beber los bueyes que transportaban en un carro el cuerpo de Santiago, indicando así el lugar donde este quería ser enterrado.


Por PORTA FAXEIRA, citada en el Códice Calixtino como una de las siete puertas que daban acceso a intramuros de la ciudad de Santiago de Compostela, entran los peregrinos procedentes del Camino Portugués. López Alsina relaciona esta antigua puerta (hoy inexistente) y la rúa do Franco, con la vía comercial establecida entre el puerto fluvial de Iria, en PADRÓN, y Santiago de Compostela. Algunos historiadores dicen que debe su nombre a que allí nació el ilustre Fonseca, conocido como el Franco por antonomasia; otros lo atribuyen a Bretenaldo Franco, que pudo ser uno de los primeros peregrinos que llegaron desde tierras ultrapirenaicas; y muchos piensan que puede deberse a la costumbre de considerar como francos a todos los peregrinos, ya que franco tenía en un principio el significado de ‘extranjero’.

Según la LEYENDA áurea recogida en el CÓDICE CALIXTINO, que narra la llegada del cuerpo del apóstol a Galicia, por allí entraron los bueyes salvajes entregados por la reina Lupa, convertidos milagrosamente en mansos, que arrastraron el carro que trasladó los restos del apóstol Santiago desde Iria, deteniéndose en un campo denominado arcis marmoricis, y que con el tiempo se llamaría Santiago de Compostela.

Manuel Murguía señala que la leyenda del Apóstol Santiago está por completo impregnada de celtismo y la relaciona en este sentido con Román, evangelizador de Cornualles (Inglaterra): “Cuando muere Román, se deja a merced de los bueyes que conducen la carreta en que va el cadáver, que señalen el lugar en que el santo quiere ser enterrado. Atraviesan el bosque y, al llegar al sitio en que se levantan las más robustas encinas, se detienen y allí, por lo tanto, se cava la sepultura. Lo mismo en la leyenda de Santiago Zebedeo. Sus discípulos conducen los venerados restos en un carro al cual uncen toros salvajes, y en el lugar en que estos se paran, allí depositan el cuerpo inanimado del Apóstol.” Murguía cree que el lugar donde fue enterrado Santiago, era un “vasto edificio consagrado al dios celtogallego que se adoraba en el lugar, en que se detuvieron los bueyes que conducían en el carro el cuerpo del Apóstol”.

Recoge también la tradición que los bueyes, tras beber en la fuente, ya no quisieron dar un paso más, lo que fue interpretado por los discípulos de Santiago como una indicación divina de que ese era el lugar elegido. Otras versiones de la leyenda dicen que el agua brotó del suelo cuando los bueyes se pararon y se pusieron a escarbar en la tierra.


La FUENTE, a la que se le atribuyeron propiedades curativas, sobre todo de las enfermedades de los ojos, hoy ya no mana agua, a pesar de que a su alrededor se oye el agua correr. Está situada por debajo del nivel de la calle, de forma que sólo se puede acceder a ella por unas escaleras. Estas escaleras tienen en el lugar de acceso a la calle un portal, por lo que no está permitido acceder a ellas.  Tiene una inscripción en la que se dice que fue reconstruida en 1830.  
Antonio Fraguas señala que su fama se debe a que allí recuperó la vista San Franco de Siena (s. XIII), del que el dramaturgo Agustín Moreto escribió en el siglo XVI la obra de teatro San Franco de Sena o el ciego de mejor vista y lego del Carmen. Parece que San Franco pudo dejar como recuerdo de su milagrosa curación el bordón con el que peregrinó, que se guarda en una columna relicario de la catedral compostelana, junto al bordón en forma de tau que supuestamente encontró el obispo Teodomiro en la sepultura del apóstol Santiago. El manantial que allí nace pertenece al "HOSPITAL DA RAÍÑA". Este caserón fue reconstruido en 1644 y muestra en su fachada un altorrelieve con una vieira y la inscripción "STO", en alusión a su pertenencia al Cabildo compostelano.



Junto a la fuente, visitada en tiempos medievales por muchos peregrinos, se construyó una sencilla CAPILLA que hoy alberga un retablo neoclásico y una imagen de Santiago representado como peregrino, con el típico sombrero jacobeo decorado con una concha de vieira, lo mismo que la esclavina; con su mano derecha sostiene el bordón, que como dice el Códice Calixtino es “la defensa del hombre contra los lobos y los perros”, que representan al “diablo tentador del género humano”; la calabaza, como es tradicional, va colgada del bordón; en la mano izquierda porta el Libro de los Apóstoles, que alude a su evangelización por estas tierras, causa por la que sus discípulos trajeron aquí su cuerpo para ser enterrado. Una inscripción en la piedra dice: “Limosna para el Santo Apóstol que, según la tradición, paró su santo cuerpo en este sagrado lugar.” 



INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES





VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE SANTIAGO EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

CONJUNTO MONUMENTAL RELIGIOSO DE ABADES, SILLEDA

Abades posee un grandioso e importante conjunto arquitectónico formado por la actual iglesia parroquial de Nosa Señora dos Desamparados;... 


...la pequeña pero hermosísima Iglesia Románica;... 



la Rectoral; una Fuente con poderes curativos y un Cruceiro, que presiden el conjunto desde lo alto del camino de acceso.


Este SANTUARIO DE ABADES se erigió para acoger y venerar la imagen de Nuestra Señora de los Desamparados, fiel reproducción de la que se venera en la ciudad de Valencia, de la que es patrona. La imagen de Nuestra Señora fue traída desde dicha ciudad por el párroco de Santa María de Abades, Joaquín Espes, natural de la misma, originando la obra esencial del santuario entre los años 1765 y 1787.


El venerable santuario, de notable estilo neoclásico, fue creado en el siglo XVIII por el maestro de obras Melchor Ricoy y la aportación de fieles de la devoción mariana, adornado por pinturas murales del pintor Jorge Calvo en 1773 y las imágenes en el interior dedicadas a San Xaquín y San Xosé, tallas del escultor santiagués Gambino (1722-1775).



El templo de Nosa Señora dos Desamparados posee torre campanario, formado por cuatro cuerpos con soporte balconado intermedio, que la hace la torre más alta de la Comarca, albergando la campana más grande del Ayuntamiento.


Tiene una cúpula gótica de estilo jónico, con linterna acristalada y cubierta a seis aguas. 






La entrada es en soportal con tres arcos formeros, rematados con planas volutas entre columnas y arquivolta plana. 






La fachada se encuentra inacabada, debido posiblemente a un curioso proyecto de traslado de la iglesia parroquial románica, para adosarla al santuario orientándola hacia el este. Este proyecto, tan poco usual en la época, no se llevó a cabo, con lo cual conservamos la antigua iglesia, que forma con el santuario, un bello conjunto perfectamente integrado en el paisaje, ejemplo de dos épocas brillantes de la arquitectura gallega, mostrando un origen todavía propio del último barroco gallego, que lo trasforman en un interesante ejemplo del espíritu evolutivo de la arquitectura de este período.


La IGLESIA ROMÁNICA DEDICADA A SANTA MARÍA, que humildemente acompaña al santuario, fue construida en el siglo XII.




Tiene un gran interés histórico-artístico, destacando por conservar unas significativas pinturas murales en su interior...



... y una no menos curiosa colección de canecillos en sus laterales.















Algunas de esas tallas de piedra están cargadas de un explícito contenido erótico, que para algunos fueron cinceladas para censurar el pecado. Otros en cambio dicen, que para fomentar la reproducción en una época en que la mortalidad infantil era tremenda. Y otros, simplemente porque formaban parte de la vida cotidiana de una sociedad medieval que se adivina más liberal de lo que siempre se ha creído. Cierto es que forman parte de un enigma todavía por resolver.



Junto al templo se levanta la antigua RECTORAL, hoy deshabitada. 






Y en las cercanías nos encontramos con una bonita FUENTE de piedra que dicen, sus aguas tienen poderes curativos.


El CRUCEIRO situado en el camino de acceso al conjunto, data de 1698. Realizado en granito, tiene la cruz cuadrangular biselada, presenta en el anverso un Cristo crucificado coronado de espinas, y en el reverso, una Virgen orante con un ángel a los pies. El capitel es cuadrangular con una figura de ángel alado en cada cara. El fuste, que comienza y termina cuadrangular, es cilíndrico. La base de piedra tiene plataforma cuadrangular de cuatro gradas y el pedestal también es cuadrangular.



En esta parroquia de Abades, se celebra la fiesta de la rosquilla (en gallego MELINDRES), el producto de confitería por excelencia de Silleda, se celebra desde 1.988 el domingo de Pascua.