OIA


LA COSTA DE LA LUZ.



Cuenta un remoto rumor de Oia, que en la vertiente de Cano dos Mouros, en la parroquia de Viladesuso, existe una roca conocida como la piedra del Rey Sol, desde la cual un monarca de tiempos muy antiguos, se sentaba para admirar al astro rey durante el crepúsculo.



Cualquier que contemple una puesta de Sol en la costa de Oia, compartirá la experiencia del noble, ya que le embargará tal cúmulo de sensaciones, ante el espectáculo del Sol poniéndose sobre el horizonte, que se confundirá entre el mar y el cielo, y así como, la masa oceánica en movimiento diluyéndose en millones de gotas de espuma conquistará, una parte de su corazón, que perdurará por siempre en este rincón.

Oia, limita al norte con la encantadora villa de Baiona; al sur con el ayuntamiento de O Rosal; al este está Tomiño, la capital del kiwi, y por el oeste el inconmensurable océano Atlántico.
Su extensión es de unos 84 kilómetros cuadrados, y forma parte de  la Comarca del Bajo Miño, junto con los ayuntamientos de Tui, Tomiño, El Rosal, y A Guardia.
La superficie del municipio abarca una zona montañosa que se funde con la estrecha franja de costa que discurre paralela al mar. Destacan como cimas aisladas el macizo de la Sierra de A Groba, O Lousado y el Alto das Pozas, al este, y O Corrubelo, al oeste.
Es uno de los municipios más soleados de todo el norte peninsular, ya que su temperatura media anual es de 15 grados. Estas características son propias del micro clima que existe en el sur de Galicia.

La mayoria de las parroquias de este municipio, Villadesuso,Oia,Perdones y Mougás, exceptuando, Loureza y Burgueira, pertenecen al tramo costero.


Tanto usando la carretera C-550 que atraviesa el ayuntamiento por la costa, como usando las pistas que comunican con los núcleos del interior, se puede disfrutar de una naturaleza única, son 18 Km. de costa granítica única en España.

No es de extrañar que el municipio fuese ya, apetecido, habitado y codiciado a lo largo de la historia por diferentes pueblos.



Localización de los asentamientos antiguos en la costa central de Oia: 1: A Cabeciña, en Barcelos, Mougás (catalogado). 2: A Cividade, en la Iglesia, Mougás (no catalogado). 3: Castro de As Chans, Mougás (catalogado). 4: Coto dos Mouros, Cubelas, Viladesuso (catalogado). 5: Os Castros, Serraseca, Viladesuso (no catalogado). 6: A Cividad, Preáns, Viladesuso (catalogado). 7: O Crasto, Pedornes (catalogado). 8: O Castro, Vilar, Pedornes (catalogado). 9: O Castriño do Souto, Oia (catalogado). 10: Alto do Castelo o alto do Castro, Chavella, Oia (catalogado). 11: castro de Chavella, Oia (no catalogado). Foto 5: Google Earth, edición G.P.H.


Los celtas dejaron tras de sí con la llegada de los romanos, los castros de Vela Grande en Mougás, en el que aparecieron hachas de la Edad del Bronce; y Cano dos Mouros en Viladesuso; el yacimiento arqueológico de Bouza Fariña, en Mougás, en el cual se encontró un altar de sacrificios, el"Pilón de Mougás" Segun algunos estudios servía para quemar a las victimas de los  cultos realizados por un tal Silius Eorinus.


El 20 de noviembre de 1896 se publicó en el número 3599 de "El Lucense. Diario de la tarde" la siguiente noticia:


"Dice La Integridad Tuy:
El ilustrado médico de Goyan D. Francisco Nóvoa nos comunica la noticia de un importante descubrimiento arqueológico realizado en la parroquia de Mougás.
Trátase de un altar druídico, para sacrificios cruentos. Es una piedra de regular tamaño, de figura acorazonada, con un reborde generoso, en el cual se lee esta inscripción latina: SILI. BORIM HO. S. LACVVS. En un extremo se le ve el canal por donde salía la sangre.



Este monumento celtico es digno de estudio de los arqueólogos".


 

ahora se encuentra en el Museo Arqueológico de Pontevedra.


  Es uno de los municipios más ricos en yacimientos prehistóricos de Galicia, pero nunca había explotado su potencial.

 Oia dispone de cientos de hallazgos en todo su territorio, entre ellos, algunos de los más singulares de Europa, el único petroglifo de Galicia con forma de barco, son los

PETROGLIFOS DE "FIGUEIREDO" O "LAXE DA AUGA DOS CEBROS", están al lado del Río Vilar, en la Parroquia de Pedornes. Ha sido tildado de joya del arte rupestre galaico, un grabado en el que se distingue perfectamente una gran embarcación con velamen, mástil y lo que podrían ser sus tripulantes. Está considerado como uno de los petroglifos más antiguos de Galicia.



http://4.bp.blogspot.com/-VFFJe9lrsEw/U2O7AUr3UvI/AAAAAAAAXAA/wWG4BrIc5IE/s1600/petroglifo+laxe+dos+cebros,oia+(Copiar)+(Copiar).jpg


A parte podemos ver los PETROGRIFOS DA PEDREIRA , en 
A Riña, LOS PETROGLIFOS DA POUSADELA, en Pedornes, el del LABERINTO DE LAXE CRUZADA, O A PEDRA ESCRITA
entre Burgueira y Torroña, por la representación de un laberinto que es el de mayores dimensiones conocido hasta la fecha , de 110 centímetros de diámetro, el mayor laberinto conocido en el continente europeo.



http://4.bp.blogspot.com/-B_hshCd0uS4/U2O862ZUPGI/AAAAAAAAXAU/5a9ixkPjjG0/s1600/Pedra+dos+Mouros.jpg

  Y en Mougás, el petroglifo del "CAMPO DA MACEIRA E DAS VEIGAS", donde se representan figuras humanas esquemáticas. Para  visitar todas estas maravillas primitivas, el ayuntamiento en colaboración con los vecinos, ha habilitado unas rutas, que con el nombre de Rutas Maxicas de Oia, pretenden poner en valor este merecido patrimonio.


También se tiene constancia del asentamiento de los romanos. Su legado se hace evidente en el PUENTE SOBRE EL BROI, en Viladesuso, es un puente de época medieval, en el que encontramos una pieza similar a una estela discoidea con una inscripción que recuerda la obra de restauración hecha en 1808 y a un peto de ánimas. A ambos lados del puente, se pueden apreciarse aún tramos de camino enlosado por el que atravesaba la Via Per Loca Marítima. En Viladesuso hubo una VILLA ROMANA «villa Sursum»  con una ara que actualmente se encuentra en el Museo Diocesano de Tuy.



Ahttp://1.bp.blogspot.com/-Rtp4O-rBZ_s/U2O-W7yp7BI/AAAAAAAAXAg/yrS6sC3FAKU/s1600/ara+tuy.jpgñadir leyenda
El auténtico emblema del ayuntamiento, sin duda el reclamo turístico cultural más importante del ayuntamiento y cita obligada para el visitante, 
es, el monasterio de Oia. Situado en la ensenada de este  municipio, donde, según algunos historiadores, ya existía un castillo.

El monasterio se fundó en el año 1137 y en el residirían los monjes de la comarca bajo la tutela de Alfonso VII de Castilla.



MONASTERIO DE STA. MARÍA DE OIA



En la ruda y pedregosa marina, que va desde Baiona hasta A Guarda, se levantó́ hace siglos este monumental monasterio con una gran iglesia dedicada a Santa María. Se trata del único ejemplo de abadía junto al mar en Galicia y el resto de la península, ya que las pocas que existieron, pronto se retirarían a lugares interiores menos expuestos al ataque de piratas y corsarios, que devastaron las costas gallegas durante varios siglos.


Este monasterio del siglo XII, único en la Península Ibérica que por su emplazamiento junto al mar, añade a su condición religiosa un carácter estratégico militar. Era tan importante para la defensa, que el abad tenía rango de general, y los hermanos que lo ocupaban llegaron a alcanzar el sobrenombre de “monjes artilleros”.

Las primeras noticias de la fundación del monasterio nos vienen del  siglo XII, donde tres anacoretas de distintas comunidades deciden hacer un único monasterio. Después pasó a ser cisterciense dejándonos motivos ornamentales discretos y sencillos. Aun así́, se construyó́ la torre y la fachada en la época barroca.



Visita virtual al Monasterio de Oia.

Su construcción se remonta al año 1132, bajo el mandato del Rey Alfonso VII.
Con respecto a la iglesia, todavía se pueden contemplar las pinturas murales que representan al Rey Alfonso VII y a su hijo Sancho IV. 

En el testero del brazo norte, se encuentra tapiada la puerta por la que los monjes accedían desde el monasterio a la Iglesia. En el exterior se conserva perfectamente el estilo románico de su etapa constructiva. En la fachada barroca realizada en el Siglo XVIII destaca la figura de la Virgen del Mar.



La iglesia abacial es románica de transición, comenzada en el último cuarto del S. XII de planta de cruz latina.

Con el paso de los años continuo siendo, un importante baluarte defensivo ante las constantes invasiones marítimas, como la de los turcos. Así́, en el año 1624, un ataque de cinco embarcaciones turcas fue repelido por Fray Anselmo, ex capitán de los tercios de Flandes. Gracias a este episodio, el rey Felipe IV concedió́ nuevos y mayores privilegios a los frailes, con lo que consiguieron grandes posesiones.

La plaza de armas, con sus dos hileras de plataneros, es una de las zonas más llamativas del conjunto. En su alto muro se aprecian las troneras donde se ubicaba una poderosa batería de entre 9 y 11 cañones. Están documentadas dos intervenciones militares  en el siglo XVIII que protegieron a barcos comerciales de los ataques de los piratas berberiscos.

A los pies del monasterio hay una pequeña ensenada. Un muro de piedra, denominado la camboa, la cerraba por un lado de forma que, al bajar la marea, los peces quedaban atrapados en ella y eran capturados con redes. Los monjes bajaban a la playa por un pasadizo desde el patio de armas, y recogían el pescado.

Esta ensenada es igualmente la única existente entre A Guarda y Baiona, por lo que servía de refugio a los barcos en caso de temporales o de ataques marítimos.




El aspecto del monasterio sugiere el de una fortaleza asentada a la orilla del mar, y algo de eso había, pues el capitán general del Reino de Galicia ordenó en el año 1621, que el capitán y el alférez al mando de las fuerzas vigilantes de aquellas costas residiesen en Oia y que nunca abandonasen el monasterio.

Emergió como una congregación austera bajo la sencillez dictada por San Bernardo, buena prueba de ello, es la simplicidad en sus formas arquitectónicas que aún nos muestran los rígidos cánones de Claraval. Su cabecera está formada por una capilla central y los brazos del
crucero rematan en dos capillas, de menor altura las más exteriores y de mayor altura la central, mostrándonos una construcción escalonada.  Se inspira en la llamada «planta bemarda», la más pura de las cistercienses, manifestación poco común que recuerda al estilo francés de la orden. El coro está datado en el siglo XVI y del mismo periodo procede la sacristía. El claustro fué finalizado el último tercio del año 1500.







 La fachada fue reconstruida en 1740 según se lee en la inscripción sobre la puerta de acceso al templo.

Con la desamortización de Mendizábal, en 1835, finaliza la historia del monasterio como tal, después de casi 700 años pasó a convertirse en iglesia parroquial en 1838. En 1912 fue arrendado a los jesuitas expulsados de Portugal, que permanecieron allí hasta 1932, cuando el gobierno republicano nacionalizó los bienes de la Compañía de Jesús. Más tarde fue campo de concentración durante la guerra civil, pintadas de lápiz,en sus paredes recuerdan este episodio.

En la actualidad y después de pertenecer a varios dueños, está en fase de restauración. Sus nuevos poseedores son un grupo hotelero (La consignataria Vasco Gallega). La visita se puede hacer al claustro, huerta monacal, varias estancias y las primeras obras de acondicionamiento de sus actuales propietarios que son los primeros en cumplir con la ley de Patrimonio y facilitan el acceso público al Bien declarado de Interés Cultural hace 75 años. que lo convertirá en un hotel de cuatro estrellas con centro de talasoterapia.



Fue declarado Bien de Interés Cultural (o Monumento Nacional) en 1931


Son muchas las pegadas que estos monjes dejaron en el municipio, y no solo en la edificación, sino también en las tradiciones.
Unas de las labores de estos monjes, fue la de la cría de caballos salvajes en la cercana Serra de A Grova, iniciando así́ una práctica que se ha convertido en tradición viva, y así ha llegado a nuestros días “A RAPA DE AS BESTAS”, celebradas en el transcurso de mayo y junio en Valga, Torroña y Mougás, donde puede verse a los mozos de la zona cercando a los caballos que viven en la sierra para marcar las nuevas reses y cortarles las crines.

El monasterio de oia es celebre por tres aspectos.

El primero, ser el único monasterio de los monjes blancos asentado en el litoral Gallego.

El segundo, la introducción de la cría de ganado en estado salvaje, y la iniciativa de la tradición popular de “A rapa das Bestas”,

El tercero corresponde a los hechos bélicos protagonizados por sus monjes en la defensa de la costa contra los continuos ataques piratas entre los siglos XVI y XVIII.


Santa Maria de Oia

A pocos metros del monasterio, se emplaza el arrabal de la
pequeña villa de labradores y pescadores

EL ARRABAL




 Al cobijo del monasterio creció el foco del arrabal. En la pequeña plaza de Centinela, mirador excelente sobre el puerto y el monasterio.


 Abarca la demarcación, desde un interesante crucero que indica la fecha de construcción en 1764 y el donante.


 También se identifica por su placa, la primitiva casa del ayuntamiento al comienzo de la calle. Este barrio constituye uno de los núcleos más atractivos de la parroquia de Sta. María de Oia, su calle central hoy denominada Vicente López era el paso obligatorio de la carretera y en su estado actual todavía ofrece varias casas de interés que reflejan la arquitectura gallega tradicional,...

 

... sobre todo las que se restauraron para servicios de hostelería o la fachada de la rectoral de la parroquia.

 

También se encuentra aquí la ERMITA DE SAN SEBASTIÁN, ubicada al final del Arrabal.


Ermita de San Sebastian.
La ermita original, estaba dedicada a San Antonio. Se reedifica en torno a 1770 y en esa fecha será cuando se traslade la imagen de San Sebastián de la antigua ermita situada en el lugar de A Portela en la montaña de Oia. Su última restauración es del año 1993.

La devoción a San Sebastián va asociada a las epidemias de los siglos XV al XVIII, y en el Baixo Miño no ha sido la única la de Oia, ya que se documentan también en A Guarda, O Rosal y Tomiño.

OIA


LAS POZAS


Nos remitimos a las pozas de Mougas y de Lourenza, que por su belleza paisajística, es todo un espectáculo para los sentidos, a esta exhibición de belleza contribuyen estas atractivas y sugerentes pozas.



La confluencia de los arroyos da lugar a uno de los rincones más hermosos del ayuntamiento, donde el agua celebra la danza de su caprichoso recorrido. Situadas en dirección a Toroña y a la altura del alto de A Cheira, durante la estación pluviosa se alcanza otear cascadas fachendosas y en las pozas que se forman, las personas, no solo puede disfrutar de un baño, sino también deleitarse admirando la hermosura del lugar.





En la parroquia de Mougás, por el paso de los ríos Mougás y Pías, en dirección a la siérra las vistas son  espectaculares, seguiremos a pie la pista de tierra que desciende hacia el valle. La distancia hasta los ríos es de apenas 2 km.

 Continuaremos atravesando un denso bosque, donde abundan los eucaliptos con algún que otro árbol autóctono intercalado. Rebasaremos pequeños  ríos y hasta una espectacular caída, que forma el Río Mougás.  
 Continuando el camino, merece la pena llegar a la poza semiartificial, en la cual vierte las aguas en forma de pequeña cascada

EL REGO DA PÍAS, cerca de este, se localiza un área recreativa con mesas y fuente. 

Es admirable perderse entre los dos ríos y admirar las magníficas pozas naturales que abundan en los cursos fluviales. El siguiente punto de interés son las reconocidas como Pozas de Mougás, una gran poza con cascadas cayendo sobre ella,

En esta poza grande, se muere el camino, lo que obliga a regresar por el mismo sitio durante 500 m. Después cogemos la pista forestal a la derecha, cuesta abajo, que finalmente desemboca en otra pista asfaltada que conduce al pueblo de Mougás.
Todo este tramo, entre la poza grande y Mougás transcurre entre árboles, sin vistas despejadas, y un poco antes de llegar a Mougás , sale un estrecho sendero a la izquierda por donde nos acercamos a ver otras pozas más pequeñas y también más solitarias.

Este sendero discurre al lado del río, según hemos oido, siguiendo río arriba se llega a más pozas. Era el camino usado antiguamente para acceder a los molinos de agua que se encontraban a lo largo del río.


No menos hermosas son las pozas de Loureza, que se forman en el curso del  río Tamuxe, también conocido como Carballas, que es un afluente del río Miño en su tramo final, a pocos kilómetros de su desembocadura en el Océano Atlántico. Nace en el ayuntamiento de Oia, en su vertiente en el Valle de O Rosal y desemboca en el lugar de Pías, parroquia de San Miguel de Tabagón, en el propio Concello de O Rosal.

En su cabecera se encuentran los pozos de Loureza, en el lugar del mismo nombre dentro del concello de Oia. En ellas es posible nadar, tirarse al agua desde diferentes alturas y tomar el sol; además es habitual la práctica del nudismo.

Varias cascadas y rápidos que salva el Carballas-Tamuxe cruzando el Concello de Santa María de Oia en la parroquia de Loureza. El lugar es muy frecuentado en verano por bañistas tanto naturistas como textiles, pues por su orientación es muy soleado y las aguas no están frías.

Cogiendo la carretera de O Rosal-Baiona por la sierra de A Groba, saliendo del puente del Tamuxe en Loureza (Oia) en dirección Baiona, después de recorrer 670 metros, tomar la pista forestal que parte a la derecha con curva muy cerrada. Al principio parece un poco estropeada, pero en pocos metros mejora. Se sigue esta pista unos 600 metros y encontramos otra a la izquierda. Desde el cruce, otros 700 metros, llegamos a la parte alta de las cascadas y si bajamos a pie por el sendero llegamos al río.

Otra senda es, desde el siguiente puente que se encuentra después de pasar Loureza hacia Baiona, donde se puede aparcar y tomar el sendero que por la ribera izquierda va paralelo al río, en unos 600 metros estamos en las pozas.




Ya desde la carretera observamos lo bello del faro, entre otras cosas, gracias a su ubicación.


Este faro demarca administrativamente  las jurisdicciones de  Baiona y Oia, este territorio encierra  muchísima polémica, por hacerse con la pertenencia de este «Perejil gallego», los dos municipios.
 Historia del faro. 



















 Hoy en día, es uno de los principales puntos de orientación de los barcos que navegan por estas aguas.























Tambien destacan en las inmediaciones de Cabo Silledo, una abandonada barteria de Artilleria  costera, con el propósito de proteger el puerto de Vigo. Estas instalaciones se abandonaron en los años 1980, y el 1998 se eliminó el perímetro de seguridad.

Cañones 

ANTIGUO FARO.



ISLAS CIES DESDE CABO SILLEIRO



PLAYA DE CRISTAL




 



Por supuesto, estos son algunos de los motivos, quizás más significativos de este ayuntamiento, lugares menos conocidos, pero no por ello también significativos.
Entre ellos veremos, en la parroquia de Viladesuso, El puente del rio Broi, es un puente de época medieval, en el que encontramos una pieza similar a una estela discoidea con una inscripción que recuerda la obra de restauración hecha en 1808 y a un peto de ánimas. A ambos lados del puente se puede apreciar aún tramos de camino enlosado
 

Siguiendo el curso del rio Broi nos encontramos con rincones como.
 A Serra Seca y O Sobral, también perteneciente a la parroquia de Vilardesuso, donde hay un pequeño grupo de molinos de agua restaurados y un excepcional bosque de alcornoques único en el suroeste de Galicia

Desde punta Orelluda es posible hacer un sugerente paseo a pie hasta el Monasterio de Santa Mar
ia de Oia, donde nos encontraremos con campos de cultivo y pequeñas calas rocosas en la costa. También podremos apreciar algunos tramos enlosados y una interesante inscripción en una casa con la siguiente leyenda: Casa de la Culpa 1816.
A Casa da Culpa. Se encuentra en la parroquia de Pedornes. Cuenta la leyenda, que en esta casa, los vecinos encerraban a los culpables de pequeños hurtos, robos,…
La iglesia parroquial tenía en las escalinatas, unas cadenas: y si los culpables huían y conseguían pasar estas cadenas, eran perdonados y sino iban para esta “Casa da Culpa”.




Situados en el mirador de A Riña, desde donde hay una panorámica excelente sobre la ensenada y el monasterio de Oia. Son un conjunto de enigmáticos petroglifos prehistóricos a base de lineas y cazoletas fácilmente visibles.

EL CASTRO DE CANOS DOS MOUROS
 
http://4.bp.blogspot.com/-Y8-2feJOEus/U0rjboGGwiI/AAAAAAAAWlk/9vK1YpfRC-Y/s1600/ocastrodocanodosmouros.jpg
 
Es un recinto fortificado con una muralla que se intuye debajo de la vegetación, con leyendas de túneles, pasadizos y tesoros.

http://2.bp.blogspot.com/-CgfaG4_Nl80/U7BdN5Q1JfI/AAAAAAAAX1U/ePBZBJVC1Iw/s1600/silla+do+rey+sol.jpg

A PORTELA

En la zona alta de Oia, a parrquia de A Burqueira, nos encontramos con este núcleo de casas, donde hay una gran roca disminuida por cantería que en la parte superior presenta una monumental pia,
en gallego designa a un recipiente de madera o labrado en piedra donde se vertía agua para uso doméstico o animal, posiblemente ritual de la época romana, un tablero de juego de alquerque del siglo IX y varios grabados rupestres. Al lado de esta roca se ubicaba una capilla dedicada a San Sebastián.

A Portela fue un cruce de caminos de vital importancia en la antiguedad, lugar de paso de las vías de comunicaci
ón entre el valle del Rosal y el monasterio de Oia y de los desvíos de este lugar hacia Mabia y Santa Comba polo sur y Torroña y Baiona hacia el norte. Aún quedan rincones como el conjunto de fuente, lavadero y presa, hórreos, viejas casas, restos de un viejo camino enlosado hacia el este y un paisaje en el que se aprecia la labor realizada para el cultivo agrícola en bancales o terrazas.

MOLINOS DEL RIO ESPIÑEIRO

Al sur del castro de A Chavella está la zona de Valga y al lado el río conocido como de el Cal o Espiñiro. En sus orillas encontramos dos conjuntos de molinos de auga. Así mismo en este entorno también podemos encontrar petroglifos tanto de la época prehistórica como de épocas históricas y algunos túmulos funerarios megalíticos.

CASTRO DE CHAVELLA

Situado en dirección Mabia y Santa Comba, llegamos al enclave del castelo de Chavella, donde hay una extraordinaria panorámica de la costa de Oia y con amplia visibilidad hacia la zona alta de la montaña, siendo visible desde aquí el emplazamiento del antigo castillo de Torro
na. Se pueden apreciar restos de la muralla exterior, un recinto rectangular en la acrópolis, terrazas, paramentos... Al este podemos encontrar un petroglifo con espiral y cuadrangular ajedrezado.

CALVARIO DE LOUREZA

Al lado de la iglesia parroquial de Loureza hay un conjunto de cruces pertenecientes a un antiguo calvario de gran interés. En sus inmediaciones hay una pequeña hermita dedicada al Santo Ángel.

PETROGLIFOS DEL CAMPO DE A MACEIRA Y DE AS VEIGAS 
En Mougás nos encontramos con este petroglifo donde se representan figuras humanas esquemáticas.

RUINAS DE OS CASTELOS

Según historiadores y estudiosos la comarca de Torroña era el antigo territorio de Turonium, donde podemos situar las ruinas del castillo ubicado en el lugar conocido como Os Castelos.

  
SOBRERIAS DO FARO 

Primer espacio privado de interés natural de Galicia




 Etimológicamente, el nombre de Oía se corresponde con su emplazamiento, por tener su asiento a orillas del mar, en una gran depresión, ojeada con relación a las elevadas sierras que tiene por el oriente, la nombraron Oya, derivado de 'Oyó'.


Si deseas participar con alguna información sobre este ayuntamiento, déjanos un comentario.
 Os esperamos en las próximas entradas de
 y disfrutar del BLOG.
Un saludo de Mónica y Alberto.


 
 











Ver OIA en un mapa más grande