SAN FACUNDO DE RIBAS DE MIÑO, PARADELA

El conjunto de San Facundo de Ribas de Miño, que fue declarado monumento de interés nacional en el año 1982, está formado por el templo parroquial y la casa rectoral. Fue restaurado durante el año 1997, recibiendo en 1998 el Primer Premio del Colegio de Arquitectos de Galicia como mejor proyecto de restauración realizado en la Comunidad Autónoma.


Enclavado en un paraje de gran belleza, el templo actual se aparta visiblemente del prototípico modelo tardorrománico gallego de construcciones graníticas cuajadas de escultura monumental, aproximándose más, al menos en su estética y aparejo, a construcciones más orientales de la Ruta Jacobea, como el propio MONASTERIO DE O CEBREIRO o, incluso, templos de la vertiente berciana.




San Facundo es fundado en torno al año 1120 y nace con la vocación de acoger a los peregrinos que viajaban a SANTIAGO



La historia de este conjunto comienza cuando hacia el año 1116 Doña Urraca, reina de León y Castilla, en uno de sus temperamentales arrebatos decide cortarle la fuente de ingresos que suponían los peregrinos al Arzobispo Xelmírez y derriba el puente de PORTOMARÍN sobre el río Miño, camino francés a Compostela.

EL PUENTE DEL VIEJO PORTOMARÍN
  Los monjes benedictinos, entonces, se instalan donde el Miño amansa la corriente para cruzar en barcas a los peregrinos que van y vienen de Santiago, fundando el monasterio en torno a 1120. En este año, PEDRO EL PEREGRINO vuelve a levantar el puente de Portomarín, convirtiéndose así San Facundo en el refugio de aquellos viajeros que no podían pagar el pontazgo de Portomarín y pasaban la noche en esta iglesia.



Esta construcción se encuentra en un apacible valle que vigila en silencio el discurso de las aguas tranquilas del río Miño.




Sus elementos más interesantes exteriormente son: el ábside, hoy liso aunque pueden apreciarse aún restos de una primitiva articulación a base de columnas adosadas;...







... y su portada lateral sur, muy llamativa por el arcaísmo de sus formas.




Afirma D. Ricardo López que la bóveda de la iglesia de San Facundo de Ribas de Miño es la primera manifestación del estilo gótico en la Península Ibérica. Está constituida por seis robustos arcos de piedra, que convergen en una clave colocada a sólo 5,30 m de altura.

http://www.turismo.gal/imaxes/mdaw/mtux/~edisp/~extract/TURGA151991~1~staticrendition/tg_carrusel_cabecera_grande.jpg

Destacan también sus PINTURAS MURALES de estilo gótico hispano-flamenco, restauradas parcialmente después de eliminar varias capas de cal endurecidas que las ocultaban. Presentan la siguiente temática: En el muro norte está representado San Cristóbal llevando en su hombro al Niño Jesús. En su cinto aparecen las cabezas de tres personajes que representan los viajeros que San Cristóbal cargaba para ayudarles a cruzar el río, haciendo ademán de soltar el cinto para encomendarlos a los cuidados de los monjes. A la izquierda lo despide un monje y en la derecha lo recibe otro monje al pie de una iglesia, que le ilumina el camino al Santo, como representación de la acogida de los monjes a los viajeros y peregrinos. Están también representados San Bartolomé, con la mitad de la piel colgando, en referencia a su martirio, pues fue despellejado vivo. Lleva un cuchillo en la mano y está pisando un monstruo/demonio que ha unido a él con una cadena; y San Francisco de Asís con el hábito de su orden, llevando un libro y un crucifijo.

http://www.turismo.gal/imaxes/mdaw/mtux/~edisp/~extract/TURGA151992~1~staticrendition/tg_carrusel_cabecera_grande.jpg
En el muro sur está representada la escena del martirio de San Sebastián, desnudo y  asaeteado por dos arqueros.

https://www.lavozdegalicia.es/default/2015/04/08/00121428513661551316222/Foto/.jpg
En el muro  sureste está representada la crucifixión, en la que Cristo está acompañado por la Virgen María y San Juan Evangelista.

En el muro  noreste, podemos ver a la Virgen María dándole el pecho al Niño.
 

Siendo la arquitectura notable, más lo es el entorno: rodeado de viñedos que bajan por las laderas del Monte da Trapa hasta el río Miño.

Otro de los atractivos del lugar es el camino que baja hasta el embarcadero para el catamarán, donde podemos contemplar unas hermosas vistas del río Miño
  






INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES
  
  



  
VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE PARADELA EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.