CERÁMICAS DO CASTRO, SADA

La CERÁMICA DE SARGADELOS es una famosa cerámica elaborada en el municipio lucense de CERVO. La primera fábrica fue creada a principios del siglo XIX por Antonio Raimundo Ibáñez y tras varias generaciones acabó cerrando en 1875.



Isaac Díaz Pardo se instala con su mujer, Doña María del Carmen Arias Montero, en el  PAZO CASTRO DE SAMOEDO, un edificio construido entre los siglos XVII y XVIII, de planta rectangular en forma de “L”, que recibió esta en herencia. 



Sus primeros moradores pertenecieron a la familia Patiño (como ocurre con la mayoría de los pazos de la época levantados en la Mariña). 


Este conjunto arquitectónico conserva su antiguo esplendor. Una escalera y "patín" (pequeña terraza en la que acaba la escalera exterior de una casa) conducen hasta la planta principal. 



Su interior está decorado con muebles de la época y recuerdos de las familias que fueron habitándolo. Hay, también, pinturas que Isaac Díaz Pardo pintó en diferentes épocas de su trayectoria artística. Posee una capilla adosada a la casa, con un escudo sobre la puerta de entrada.



La lectura del libro “Cerámica de Sargadelos” (1922), de Felipe Bello Piñeiro, le permite  a Isaac Díaz Pardo conocer la historia de la experiencia industrial llevada a cabo por Antonio Raimundo Ibáñez en Sargadelos (Lugo). 
En 1949, inicia en O Castro de Samoedo, donde antaño existió un castro celta, un taller cerámico que acaba convirtiéndose en el complejo industrial de Cerámica do Castro.



Luego de experimentar técnicas y diseños diferentes, Díaz Pardo y sus colaboradores optaron por reproducir, en series muy limitadas, figuras originales de artistas plásticos, empleando los mismos caolines que habían servido a la empresa de Ibáñez, con los que se obtenía una pasta fina, translúcida de gran dureza y blancura, que aportaban gran calidad y blancura a la porcelana.




Como había sucedido con la primera experiencia en Sargadelos, enseguida llegan los problemas a O Castro, atacada desde el gobierno por el pasado galleguista de la familia de Díaz Pardo. Son frecuentes las inspecciones de Trabajo y de Hacienda o las multas y sucede un hecho clave: el gobierno español decide, en el año 1956, vender las minas de caolín a una empresa alemana, quedando desabastecido el mercado español.





La inquietud empresarial y artística de Isaac Díaz Pardo lo llevó a iniciar en Argentina experiencias cerámicas, lo que le permitió contactar con exiliados gallegos, entre los cuales destacaron el pintor Luis SeoaneAndrés Albalat (arquitecto) y Fernando Arranz entre otros.. Esas experiencias que, empresarialmente acabaron mal, sirvieron, sin embargo para interesar a los intelectuales gallegos exiliados en la Argentina desde el final de la guerra civil española, en la intención de trabajar por la recuperación económica y cultural de Galicia, que se plasmó en 1963 con la creación del Laboratorio de Formas. 
Mientras, O Castro en 1960, construyó una nueva planta incorporando a su producción diseños entroncados con motivos abstracto-geométricos tomados del románico y del barroco gallegos, o las formas que, de algún modo, guardan un paralelismo con el simbolismo formal del arte románico.



La continuación y puesta en marcha de la idea del Laboratorio de Formas se manifestó en un proyecto, liderado por Díaz Pardo y Seoane, para la recuperación de la antigua fábrica de Sargadelos en Cervo (Lugo), cuya planta circular se inauguró en 1970. El éxito de tal emprendimiento fue inmediato, el diseño y la calidad se aunaron con la historia, convirtiendo la marca SARGADELOS en un referente icónico de lo que es y representa Galicia.
Comenzó la nueva época fabricando servicios de mesa y piezas de decoración, empleando como colores básicos el azul y el marrón dorado, incorporando el rojo en las piezas muy especiales pues el proceso de este color encarecía el producto. Se dio importancia a las formas clásicas incorporando además nuevas formas vanguardistas salidas del estudio de Laboratorio de Formas y diseñadas por Luis Seoane. Tuvieron especial interés los retratos de personajes célebres de las letras y el arte, tanto en forma escultórica como en jarras Mambrú. La primera de esta serie fue la obra dedicada a Rosalía de Castro seguida por Antonio MachadoLeón FelipeCastelaoUnamunoValle Inclán y Pérez Galdós y el pintor Picasso. Personajes del medioevo como el maestro Mateo, el obispo Gelmírez o la popular heroína, María Pita.​ En otro momento salió la serie fauna con reproducciones de toda clase de pájaros propios de Galicia, gatos, vacas, etc. Otra serie que tuvo una aceptación popular y de gran éxito fue la de los amuletos, figuras pequeñas para colgar del cuello, cada una con su leyenda particular, inspiradas en las historias de las meigas y la forma de defenderse de sus hechizos. Las joyas de Sargadelos fueron también muy apreciadas en su combinación de plata y cerámica; se fabricaron sortijas, pulseras, dijes, collares, pendientes, etc.



Para la difusión de la cerámica existen las Galerías Sargadelos distribuidas por toda Galicia, Madrid y Barcelona.


HORARIO: Lunes a viernes de 09:30 a 21:00 h Sábados de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 h Domingos de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 Visita gratuita a la fábrica de O Castro (Sada): Lunes a Viernes: 8:30 a 14:00

Dentro de las instalaciones del Laboratorio de Industria y Comunicación del complejo, se encuentra el museo de arte contemporáneo llamado MUSEO CARLOS MASIDE; y el Laboratorio Xeolóxico de Laxe (Fundación Isidro Parga Pondal).



El Museo Carlos Maside, ahora cerrado y en riesgo de degradarse, ocupa la edificación más característica de este complejo. Arquitectura ideada y realizada, como la del complejo de Cervo, por Andrés Fernández Albalat, dónde nuevamente contará con la colaboración de Díaz Pardo. El museo se proyecta como una estructura consistente en una agremiación de módulos hexagonales distribuidos en torno a otro gran módulo hexagonal central para contener su colección (ejercicio ensayado previamente por el arquitecto en la sede de la Sociedad Deportiva Hípica de A Coruña 1966-67). 


Espacio expositivo que se reparte en tres plantas donde se muestran obras de Castelao, germen del movimiento renovador, Francisco Lloréns, Xesús Corredoira, Francisco Asorey, Eiroa, Bonome, Cristino y Maruja Mallo, Fernandez Mazas,… , de los Renovadores Laxeiro, Colmeiro, Maside, Souto o Seoane. La colección se completa con otras figuras salientables como Eugenio y Mario Granell, Urbano Lugrís, Julia Minguillón, Manuel Torres, Tino Grandío, Labra, Virxilio, Mercedes Ruibal, … , o más recientes como Raimundo Patiño, Alberto Datas, del grupo Atlántica Cabanas, Leiro, Permuy, Correa Corredoira, Lamazares, …. y una cumplida representación de artistas jóvenes. Termina la última planta dedicada el dibujo humorístico y el cómic.


Junto al museo se alza una curiosísima FUENTE, que como reza en la cerámica que la acompaña, esta dedicada a CASTELAO, pues cuando el edificio de Abalat se terminó, se cumplían cien años del nacimiento de este ilustre intelectual.



Pensaron que lo mejor era dedicarle una fuente que estuviera siempre manando agua, como sigue manando de Castelao su amor y su ciencia para reconstruir Galicia. Se le encargó esta obra al ceramista colaborador de este proyecto, Francisco Pérez Porto.







En el complejo podemos ver también la PÍA DO LOUREIRO, una piscina, cuyo vaso con un diseño de pulpos de Luis Seoane, era utilizada por los empleados de esta factoría y que ahora, durante la temporada estival, gestiona el Concello de SADA.



https://www.cope.es/emisoras/galicia/a-coruna-provincia/a-coruna/noticias/sada-abre-manana-piscina-las-ceramicas-del-castro-20190710_456346

En las inmediaciones del complejo y del Pazo se levanta una Capilla con un escudo de armas en su fachada principal.

 

Dentro del atrio, también podemos ver un hermoso CRUCEIRO con plataforma cuadrangular de tres escalones con vuelo. El pedestal es cúbico finalizado con un moldurado que soporta un varal cuadrado con chaflán. Lleva un capitel octogonal con astrágalo octogonal y liso, ábaco con lados curvos y vértices achaflanados. Además tiene volutas, hojas de “acacia” y cuatro cabezas de ángeles con alas. Su cruz es cuadrangular con los brazos en mediacaña y con finales florenzados con botón central. En el anverso de la cruz presenta a Cristo Crucificado con tres clavos y las manos abiertas. Inclina la cabeza hacia la derecha con una corona de espinas y una cartela con las siglas INRI. Su paño de pureza va atado a la derecha. Por el reverso de la cruz queda la Virgen en actitud de orar y con los dedos de las manos entrelazados sobre una peaña de un ángel con alas.



Coordenadas: 43º 20' 17.9" N - 8º 16' 15.9" W




INFORMACIÓN RECOGIDA DEL SIGUIENTE ENLACE









VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL CONCELLO DE SADA EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.