PASEO POR LA COSTA DE CORME, PONTECESO

 

En esta ocasión os proponemos un tranquilo paseo, accesible a personas con movilidad reducida, por la costa que asoma a la hermosa Ría de Corme y Laxe y que transcurre por la primera de estas dos poblaciones.

Partimos desde la Rúa Osmo (coordenadas: 43°15'58.1"N 8°57'24.8"W), donde encontraremos plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida. Esta rúa asoma a la PLAYA DE OSMO, pequeño arenal, preferido de los cormeláns, con forma de media concha, arena blanca y fina y resguardada de los vientos. Es una playa con oleaje moderado, aunque puede existir un poco de resaca sobre todo en invierno. Dispone, además de un pequeño aparcamiento, de duchas y servicio de socorrismo, entre otros servicios.

Allí, a nuestra derecha mirando el mar, se inicia el paseo marítimo que avanza por el borde litoral acompañándonos con unas impresionantes vistas de la ría, en donde distinguimos la PRAIA DA ERMIDA y la ILLA DA ESTRELA, donde antaño hubo una ermita dedicada a la Virgen da Estrela levantada sobre un primitivo castro.

El sendero, que comparte trazado con la ruta de senderismo PR-G 148 y la segunda etapa de O CAMIÑO DOS FAROS, en seguida nos aproxima a la playa de la Arnela y la Villa de Corme, del que destaca en la distancia el largo espigón de su puerto.

La PLAYA DE ARNELA, situada en el entorno urbano de Corme Porto, es un pequeño arenal en forma de media concha, arena blanca y fina resguardada de los vientos y con oleaje moderado. Dispone de duchas y servicio de socorrismo, siendo ideal para disfrutar de un ambiente tranquilo y poco masificado.

Esta playa, junto con la Ribeira, servían de fondeadero a los barcos antes de que, en la segunda mitad del siglo veinte, se construyera el muelle. Por ello, aquí se han documentado un total de ocho naufragios, a los que hay que sumar uno en la vecina playa del Osmo, uno en la playa de la Ermida y dos en la isla de la Estrella. Todos ellos naufragaron a causa de fuertes temporales del sur que les hicieron perder amarras. En ninguno de ellos se registraron pérdidas humanas puesto que la proximidad a tierra les permitió ponerse a salvo.

Aquí se levanta una casa con una fachada que apenas supera los dos metros de ancho.

En el siguiente tramo del paseo, el que continúa hacia el centro de Corme, seguimos disfrutando de la quietud que transmite este maravilloso entorno.

Desde aquí también percibimos una extraordinaria vista de una enorme FURNA que hay entre las playas de Osmo y Ermida.



Dejamos por unos instantes la costa, para adentrarnos en las estrechas callejuelas de Corme, deteniéndonos primeramente en la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Iglesia de moderna construcción de la que destacaremos un bonito reloj solar que contemplamos en uno de los muros laterales.

En la entrada de la rúa nova, ahora nos llama la atención una fuente.

Dentro del casco viejo veremos refleja la tradición y el saber hacer de los cormelanos en algunas de sus edificaciones, todas muy próximas las unas a las otras de tal manera que entre ellas se dibuja un mapa de angostas calles, tan estrechas algunas, que apenas permiten el cruce de dos personas.

Volvemos a asomarnos al mar en el jardín viejo, donde un ancla y una hélice de barco, nos recuerdan la esencia marinera de esta.

Dentro del jardín y como no podía ser de otro modo, vemos un monumento al PERCEBE, ya que los de O RONCUDO son, por su sabor y tamaño, los mejores, más sabrosos y apreciados del mundo. La escultura, elaborada con material reciclado, tiene una base de piedra procedente del puente de entrada a la localidad que fue reformado. En el pedestal se ha colocado una placa con un poema de la escritora local Diana Varela, y en la parte superior, una piña de percebes que realizó el carpintero metálico Mario Abelenda. Desde 1992, el primer sábado de julio se celebra la FESTA-EXALTACIÓN DO PERCEBE DO RONCUDO.

En nuestra visita se estaba llevando a cabo el proyecto artístico y cultural Corme Pinta. Así, quien visite la localidad podrá observar cinco nuevos murales en la pared del edificio de la antigua salazón, donde había murales pintados hace más de veinte años. Las obras de Sol Mariño, Borja Puñal, Se Sanz, Patricia García y Aarón García, aglutinan varias estampas, con las que se han querido plasmar la esencia de la belleza cormelana: desde la Pedra da Serpe hasta la Furna do Osmo, el puerto, el cabo Roncudo o el propio jardín. También se observa la ola gigante A Tremosa, así como gentes del mar, con un curioso marinero contemporáneo y una redera atando.

Siguiendo el paseo nos encontramos con el “ANXO PROTECTOR”, monumento homenaje a la Cruz Roja pensado para saludar y despedir, para que Corme tenga su puerta con su emblema, como manifiesta la artista Carlota Cuesta, escultora encargada de realizar la obra.

Corme es cuna de marineros ilustres, por lo que ahora nos detenemos a contemplar el monumento (obra del escultor local José Manuel Castro), del que fue uno de los principales navegantes españoles de la segunda mitad del siglo XVIII y que regaló de nombres españoles las tierras del mundo. Es el busto del almirante Francisco Antonio Mourelle de la Rúa, nacido en Corme en 1750 y fallecido en Cádiz 70 años más tarde. Navegó por la costa noroeste americana en busca del mítico "paso del Noroeste" que debía comunicar el océano Pacífico con el Atlántico. Participó en la exploración de Alaska en pleno siglo XVIII siendo esta, la última gran epopeya de la Armada Española. Sus hazañas alcanzan también al descubrimiento de islas en el Pacífico sur, Tonga es su gran exponente, o su demostrado valor durante las acciones bélicas en las que participó, la batalla de Cabo San Vicente lo demostraría.

Llegamos al puerto, desde tiempos antiguos motor de desarrollo de la villa. La actividad pesquera trajo la prosperidad a Corme. A principios del siglo XX se encuentran a pleno rendimiento ocho fábricas de conservas, una cetárea de langostas, numerosos mercantes, tarrafas y otras embarcaciones menores. Corme se convierte en el primer puerto de España de exportación de madera y la población de Corme-Puerto pasa a ser de 2978 habitantes según el censo de 1920. Posteriormente, con la llegada de la guerra civil y la postguerra, y con la escasez de especies como la sardina, vendrá una crisis de la industria pesquera y del crecimiento del mismo pueblo.

En la actualidad, la pesca y el marisqueo son las actividades más importantes, sobre todo del percebe. El percebe y el erizo son las especies más importantes en la lonja de Corme, además del pulpo, de la nécora, del congrio y del jurel.





Aquí finalizamos nuestro paseo, en el inicio del dique, junto a la carretera de Corme a O RONCUDO, contemplando la obra en bronce de Beatriz Salcedo. Un homenaje a l@s Percebeir@s, hombres y mujeres que arriesgan sus vidas por capturar al “rey del mar y de los mariscos”. Son much@s l@s que la perdieron intentando recoger este apreciado manjar.

Desde aquí podemos prolongar el paseo hasta el FARO DO RONCUDO.

INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES

https://www.turismo.gal/recurso/-/detalle/10284/osmo?langId=es_ES&tp=3&ctre=15#

https://www.ponteceso.net/ca/turismo/index.php?mod=int&tip=9&lug=71

https://www.ponteceso.net/ca/turismo/index.php?mod=int&tip=9&lug=72

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/carballo/2013/08/16/escultura-popular-rinde-homenaje-percebe-corme/0003_201308C16C4999.htm

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/carballo/2020/08/30/corme-pinta-nuevo-motivo-admirar-corme/0003_202008C30C9991.htm

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/carballo/2012/08/22/queremos-corme-convierta-pueblo-arte/0003_201208C22C4991.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Corme-Puerto

VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE PONTECESO EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.