COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE NEIXÓN, BOIRO



 Los dos recintos castreños que forman parte de este complejo arqueológico, se encuentran emplazados en una pequeña península conocida como Punta Neixón, en el fondo de la Ría de Arousa, desde donde se divisa una magnifica panorámica de la misma.



RIANXO

Se trata de dos poblados contiguos, el Castro Pequeño y el Castro Grande, cuyo período de ocupación engloba desde finales de la edad de bronce hasta épocas tardo-romanas. 

CASTRO PEQUEÑO
CASTRO GRANDE
  El CASTRO PEQUEÑO situado en el extremo más próximo al mar de esta Punta, se dató como uno de los más antiguos de Galicia, con una ocupación continuada entre la Edad de Bronce y la de Hierro.





Pequeña aldea abierta, que aprovechaba las condiciones naturales del terreno, delimitándose únicamente hacia la zona peninsular por un pequeño foso.



En este yacimiento se constata el paso de una arquitectura realizada con materiales perecederos, a otra construida por cabañas de planta circular, con zócalos de piedra, paredes de adobe y cubierta de paja, características de los primeros momentos de la Edad de Hierro.




Durante las excavaciones en esta zona, aparecieron varias de estas construcciones, así como una significativa concentración de restos de piezas realizadas en bronce, y los trozos de los moldes cerámicos que sirvieron para la realización del proceso metalúrgico.




El CASTRO GRANDE, fue una pequeña aldea delimitada por una serie de monumentales elementos defensivos distinguidos claramente, como son los fosos y terraplenes.




Según un estudio reciente, se tiene testimonio de tres momentos de ocupación diferenciados: una primera ocupación prerromana; otra romana y finalmente una tardorromana.
 


Durante la ocupación encuadrada entre finales del s. V hasta el II a.C,; sus habitantes entran en contacto con circuitos comerciales púnicos y otras zonas productoras del mundo castreño.




El segundo periodo coincide con el cambio de Era, s. I a.C y II d.C.; momento álgido en el que empiezan a aparecer gran cantidad de productos procedentes de los circuitos comerciales romanos, igual que aconteció en castros como el de Santa Trega; Castro de Vigo; Castro da Lanzada; etc.




Su última fase corresponde con el declive del imperio romano a finales del s. III, hasta su total abandono en el s. IV o V d.C.



Sus habitantes cultivaban cereales, recolectaban frutos silvestres, cuidaban el ganado y completaban su dieta con la pesca y actividades marisqueras.



En diferentes excavaciones realizadas en ambos recintos, se recogió importante material arqueológico de gran interés, que demuestran la relevancia de los castros como lugar de intercambio entre navegantes mediterráneos y la población local. Destacan: un recipiente de vidrio púnico del s. V-IV a.C.; numerosa cerámica púnica; itálica; romana y tardorromana.



La gran importancia de este enclave arqueológico; uno de los yacimientos con mayor relevancia del Noroeste peninsular, así como la riqueza arqueológica que contempla esta Comarca de A Barbanza (mámoas; petroglifos; castros), han hecho necesaria la construcción de CENTRO ARQUEOLÓXICO DO BARBANZA, para cumplir los objetivos de información, difusión y divulgación del patrimonio arqueológico; apoyo a la investigación; y como recurso cultural y turístico de la península del Barbanza.



El Centro se terminó de construir en el 2002 en los accesos al complejo arqueológico, un enclave privilegiado, rodeado de una amplia zona verde destinada a fines recreativos ideal para el esparcimiento, además cuenta con un extenso aparcamiento.

 

 





INFORMACIÓN RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES




VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE BOIRO EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario