FUCIÑO DO PORCO, O VICEDO


“O Fuciño do Porco" (hocico de cerdo en castellano), conocido con este nombre por la forma con la que se presenta su perfil ante los marineros de la zona que lo avistan desde el mar, es un pequeño saliente costero entre las PLAYAS DE ABRELA SAN ROMÁN.




Vistas del Fuciño do Porco desde el mirador de San Roque.

La característica forma de la costa gallega, abrupta, cortada y llena de entrantes tallados por el mar durante milenios, permite la existencia de lugares mágicos como el Fuciño do Porco.





El sendero hoy transitado, se abrió para el mantenimiento de una pequeña baliza marítima que marca el extremo occidental de la ría de VIVEIROEl paseo hasta el faro constituye una ruta de ida y vuelta de alrededor de tres kilómetros y los locales aconsejan llevar una rebequita si se quiere disfrutar de unos minutos de tranquilidad al final del paseo. El buen turista en tierras de A Mariña sabe que el nordés es un viento traicionero, que en cualquier momento y de igual manera, te envuelve la garganta o te saca el sombrero.



El acceso es recomendado realizarlo a través de la playa de Abrela siguiendo la SENDA AZUL, pudiendo acercarnos hasta el aparcamiento habilitado y señalizado donde hay que dejar obligatoriamente el coche. Aquí comenzar el camino de acceso de 1,3 km, un camino plano, sombrío y fácil de caminar que desemboca en el entorno de Fuciño do porco, un tramo de 400 m perfectamente identificable por sus ya características pasarelas de madera entre acantilados.




La sensación de caminar sobre estas pasarelas es tremenda, porque vas disfrutando de las vistas desde una situación privilegiada. 






Acantilados que caen al mar, muchas veces  embravecido, van abriendo paisajes que son un auténtico espectáculo geológico. 






Recórrelas sin prisa, disfruta del fantástico entorno hasta llegar a la baliza luminosa que indica el final del recorrido. Aunque se trate de una ruta con escaleras y algún que otro sube y baja, es un recorrido muy recomendable para hacer con niñ@s, les encantará.










Conocida oficialmente como Punta Socastro, esta peculiar geometría, se adentra en el mar siendo un observador privilegiado del paisaje de este punto del Cantábrico, ya que desde  el Fuciño se puede disfrutar de unas vistas espectaculares.


La Ensenada da Pereira, la ISLA COELLEIRA donde moraron templarios y Estaca de Bares hacia el Oeste.




El islote de A Gaveira, el Monte Faro y la playa de Area (en el extremo Oriental de la ría de VIVEIRO) y la ensenada de Esteiro y la punta Roncadoira destacándose (en XOVE), hacia el Este.




Hacia el Norte la línea de horizonte en mar abierto en la que se juntan cielo y mar.




Y, si se mira hacia tierra, se podrá ver el camino recorrido y las pasarelas del Fuciño do Porco retorciéndose sobre sí mismas.



Este rincón escondido y hasta no hace mucho desconocido, se ha puesto de moda convirtiéndose en el gran reclamo de la costa de Galicia para el verano, con permiso de la PLAYA DE LAS CATEDRALES y las ISLAS CÍES. Desde que O Fuciño do Porco comenzó a salir en los medios, su popularidad no ha hecho más que ir en aumento y las impresionantes fotos publicadas en las redes sociales lo hacen cada vez más viral, por lo que cada fin de semana se cuentan en cientos los visitantes que se acercan a conocer este maravilloso paraje.


Quienes conocían anteriormente Fuciño do Porco, temen que acabe como esos otros lugares antes mencionados que, tras hacerse famosos, se han convertido en puntos de peregrinaje turístico, masificándose con gentíos que les restan parte de sus encantos.


La SENDA AZUL parte de la playa de Abrela, galardonada con Bandera Azul desde el año 2009 y con una zona dunar importante. Continúa el recorrido por la playita de Porto de Val, con aguas muy tranquilas y desde donde se puede apreciar que salen embarcaciones pesqueras pequeñas. El siguiente punto de interés es la playa de Alegrín, playita escondida y en estado totalmente virgen donde también se puede ver una pequeña grúa para bajar embarcaciones. A continuación se puede visitar la CETÁREA DE MEDAS DO CASTRO, donde se puede ver como se aprovechó el entorno rocoso para construir esta cetárea, y termina el sendero en la baliza luminosa de Punta Socastro.




Aunque los agentes naturales fueron obviamente importantes, estás visitando un lugar que especialmente, está transformado y modificado por el hombre. En primer lugar, está la propia toponimia. Aunque el nombre que se está extendiendo es el Fuciño do Porco, el espacio en realidad era conocido como punta de Socastro. Y ahí está el primer dato. Fuciño do Porco en realidad es un espectacular CASTRO, con varios fosos y murallas.


El segundo es más sorprendente. Aunque deberá ser investigado, hay varias zonas de la montaña que están desmontadas por la existencia de una mina de hierro, ya que la punta de Socastro era particularmente rica en este mineral. ¡A saber si el castro ya estaba ahí por eso, además de por las condiciones defensivas!. Esta mina estaba puesta en explotación a finales del siglo  XVIII, siendo la primera mina de toda la zona. Fue en el contexto de la Ilustración: de la FÁBRICA DE SARGADELOS y sus necesidades de hierro. La mina llegó a ser tan relevante que figura en la documentación de la House of  Commons (la Cámara de los Comunes) del Parlamento británico. En 1905, en un contexto de informes sobre los recursos minerales de la zona, se habla de la Punta de  Socastro.




Gran parte de la gente conoce con el nombre de Fuciño do Porco al conjunto del cabo, lo cierto es que algunos marineros retirados de la comarca cuentan que es tan solo un espolón de Punta Socastro que asoma al mar en su parte más septentrional. Si deseamos conocer este rincón desde el mar, podemos contactar con https://www.mergulloviveiro.com/ 




INFORMACIÓN RECOGIDA EN LOS SIGUIENTES ENLACES








VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL MUNICIPIO DE O VICEDO EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario