ISLAS CÍES, VIGO


Las Islas Cíes o, como las llamaron los romanos en su época, ISLAS DE LOS DIOSES son un paraíso tanto para las aves que anidan en sus acantilados, como para las diversas especies que allí se encuentran, pero además también lo son para quien las visita y pueda disfrutar de sus bellos entornos naturales, de sus playas, de su tranquilidad, etc.

 
VISTAS DE LAS CIES DESDE CABO SILLEIRO




El archipiélago, corazón del PARQUE NACIONAL MARÍTIMO TERRESTRE DAS ILLAS ATLÁNTICAS DE GALICIA, está formado por tres islas: ISLA DE MONTEAGUDO (o del Norte), ISLA DE O FARO y la ISLA DE SAN MARTIÑO (o del Sur) y los islotes de Agoreira o Boeiro, Penela dos Viños, Carabelos y Ruzo.



Las dos primeras están unidas entre sí por la barrera arenosa de la PLAYA DE RODAS, que actúa de puente natural, y el “LAGO DOS NENOS” (hoy “O Lago”), donde una frágil pradera subacuática de zostera (planta con flor acuática) sirve de refugio de cría a peces y otros animales acuáticos.




Las Islas Cíes fueron llamadas en la antigüedad, SICCAE (áridas). En ellas se han encontrado restos arqueológicos que datan la presencia humana sobre el 3500 a.C. Sin embargo, los restos del primer asentamiento humano del cual se tiene constancia, es un castro de comienzos de la Edad de Hierro.
VISTA DESDE NIGRÁN
VISTAS DESDE LA VIRGEN DE LA ROCA

En la Edad Media, fueron habitadas por monjes de diversas órdenes. De estas sucesivas ocupaciones quedaron como pruebas LOS MONASTERIOS de San Estevo (en la Isla de O Faro); y de San Martiño (en la isla de su nombre), así como una fábrica de salazón y de un molino de agua. Las idas y venidas de los monjes se debían a los continuos ataques que sufría el archipiélago por parte de piratas y también de armadas invasoras. Esta situación se prolonga hasta el siglo XVIII, acabando con el despoblamiento del archipiélago.
LAS CIES VIGILADAS POR EL FARO DE PUNTA LAMEIRA (NIGRÁN)

A mediados del siglo XIX se construye el primer faro en la Isla de O Medio (Isla de O Faro). Por esas fechas, las islas se vuelven a poblar con algunas familias que se dedican a la pesca y a la ganadería ovina y caprina.

VISTAS DESDE CABO SILLEIRO

Será en los años 60, cuando las islas se despueblan definitivamente. A partir de los 70 y 80 la gente empieza a acudir al archipiélago para disfrutar de las playas, el sol, la naturaleza, etc.; convirtiéndose en un importantísimo recurso turístico.
ISLA DE FARO DESDE LA PLAYA DE PATOS, NIGRÁN
Hoy, la única vía de acceso a las islas, es el servicio de transporte marítimo de pasajeros con salidas desde Vigo, Cangas y Baiona durante los meses de verano y en Semana Santa, si el tiempo lo permite. La de San Martiño es la única que no está comunicada por línea regular (solo pueden acceder a ella embarcaciones privadas).

Nosotros elegimos el puerto de Cangas por su proximidad a la ciudad de Pontevedra, donde estábamos alojados. 



Tomamos uno de los primeros barcos que salían hacia la isla y así aprovechar bien el día, que se presentaba espectacular meteorológicamente hablando (algo que después paso factura en la piel de alguno y alguna).





El archipiélago cuenta con un pequeño embarcadero en la isla de Monteagudo, donde también se ha levantado el único servicio hostelero con el que cuenta esta isla.




Desembarcamos y nos dirigimos a la CASETA DE INFORMACIÓN sobre el Parque Nacional, situada a 100 metros del muelle de Rodas (puerto de embarque). Aquí te darán todo tipo de información sobre los servicios y actividades que se pueden desarrollar en este increíble espacio natural. 
 A LA IZDA. CASETA DE INFORMACIÓN BAJO EL PINAR QUE ASOMA A LA PLAYA
El personal de dicho puesto, nos aconsejó realizar una de las cuatro RUTAS DE SENDERISMO señalizadas que existen dentro de las islas de O Faro y Monteagudo, que recorren sus interesantes y atractivos enclaves: Ruta de O Monte Faro; Ruta de O Faro da Porta; Ruta de O Monte Agudo y Ruta de O Alto do Príncipe.


Nosotros apostamos por la del Alto do Príncipe, un recorrido de 3km (ida y vuelta) con un desnivel de 122m, y que como las demás parte de la Caseta de Información.  

Echamos en falta un lugar con taquillas donde poder guardar lo innecesario (accesorios de playa; alimentos; etc.), para explorar esas rutas más desahogadamente.
 

Seguimos la pista a la derecha que pasa junto a la playa de Figueiras de tradición nudista (300m), y su complejo dunar.



El camino sigue ascendiendo hasta que llegamos al cruce principal de la Isla de Monteagudo (20 min.). Hemos de desviarnos a la izquierda, por una senda que nos conducirá al Alto do Príncipe.

 

UNA PARADA EN EL ASCENSO
Serpenteando en dirección sur, el camino continúa hasta que después de una pequeña bajada se abre para descubrirnos parte del espectacular paisaje del que gozaremos en unos minutos.
 

Estos últimos 100 m. de subida transcurren por una senda entre rocas modeladas por el viento y el agua hasta llegar a la “SILLA DE LA REINA”, caprichosa formación rocosa resultado de esa tremenda acción erosiva y que constituye uno de los más hermosos miradores de las islas.







Además de la visión del Faro de Cíes, imponente sobre los 175m de acantilado a sus pies, observamos el arenal de Rodas, la tranquilidad del mar en su recogida bahía, el lago o la exuberante vegetación arbórea, en comparación con las casi desnudas y escarpadas laderas de poniente, nos dan una idea de la protección natural que ofrecen las islas a la ría de Vigo.








Desde esta elevada situación, se hace patente el relieve tan contrastado entre: la cara oeste; la orientada al océano, donde abruptos acantilados se elevan más de 150 metros, con numerosas cuevas (furnas), formadas por la erosión del mar y el viento; y la cara este; que mira a la Ría de Vigo y toca al mar con la arena de sus paradisiacas playas (Rodas; Bolos; Nuestra Señora; Cantareira; Margaridas; Mixueiro; Areiña; San Martiño y Figueiras.





Aunque existen multitud de lugares en las islas desde los que poder admirar su paisaje, sólo se consideran MIRADORES, como tales, algunos de ellos que, por su elevado interés paisajístico, amplitud y localización, son accesibles para la mayor parte de los visitantes. En Cíes se recomiendan: Faro de Cíes, Faro da Porta y Pedra da Campá, en la Isla do Faro; Faro dos Bicos en la Isla de San Martiño; Faro de Monteagudo y este del ALTO DO PRÍNCIPE, en la Isla de Monteagudo.





El camino de vuelta debe realizarse por el mismo sendero, que aunque no era demasiado duro, el sofocante calor, la mañana de paseo y el madrugón, nos hizo detenernos en un área recreativa habilitada con mesas y bancos entre la playa de Figueiras y el embarcadero de Rodas, donde dimos cuenta de un buen refrigerio al abrigo natural que proporcionan los árboles.





Tras dar cuenta de las viandas llevadas para la ocasión, era el momento de disfrutar de la que en febrero del año 2007, el periódico británico 'The Guardian' eligió como "LA MEJOR PLAYA DEL MUNDO".

 

No se equivocan, la PLAYA DE RODAS, arenal que como ya señalamos une las islas de Monteagudo (norte) y del Faro (centro), posee una arena fina y blanca, así como unas aguas cristalinas de color esmeralda que la convierten en una paradisiaca playa. Junto a ella se conservan zonas de dunas naturales que, actualmente, están en fase de recuperación.





Es la playa más extensa con 1300m de largo por 60m de ancho, y también la más famosa y distinguida.



Un paseo por cualquiera de sus playas de arenas finas y blancas, y un baño en esas aguas cristalinas del Océano Atlántico (algo frías), suponen un placer para los sentidos del visitante de este bello entorno natural.


 







A tan sólo 1,2 km del muelle de Rodas, ya en la isla del Faro y muy cerca del Camping, se encuentra el CENTRO DE INTERPRETACIÓN, situado en el interior de un antiguo almacén de artillería del S.XIX, el cual fue levantado a su vez sobre las ruinas del Monasterio de San Esteban, datado en el S. XI y centro de la vida insular en aquella época. En su interior aún se pueden observar los restos de la cimentación, algunas piezas que formaron parte de las cornisas del edificio y un sepulcro antropomorfo, perteneciente a alguno de los monjes que allí vivieron.

A LA DERECHA POR ENCIMA DEL CAMPING EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN
 


Fue un día de calor sofocante, por lo que adelantamos nuestra vuelta a la península do Morrazo, para tomarnos unos estupendos combinados resfrescantes en Cangas y con ello, dar por concluida nuestra jornada de excursión, eso sí, y como aviso a futuros navegantes, algunos con la piel enrojecida.










INFORMACION RECOGIDA DE LOS SIGUIENTES ENLACES



VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE VIGO EN ESTE ENLACE, CON UN MAPA PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS.

2 comentarios:

  1. Maravillosas fotos y una explicación de como es la isla sencilla y clara, así resulta muyy facil enamorarse de la isla y que te den ganas de visitarla..

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. Nos da ánimos para seguir compartiendo estos parajes. Un saludo.

    ResponderEliminar