SANTA MARÍA LA MAYOR Y REAL DE SAR - SANTIAGO

El conjunto arquitectónico de SANTA MARÍA LA REAL DE SAR, ejemplo singular del arte románico,...




http://www.colegiatadesar.com/images/S5_image_slide/antigua_1.jpg

... está emplazado en las proximidades del CENTRO HISTÓRICO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA, en una zona compostelana de profunda tradición, el barrio de Sar,...


CAPILLA EN EL ACCESO AL CONJUNTO MONUMENTAL

... cruzado por el río al que deba su nombre, cuyas orillas fueron cantadas por ROSALÍA DE CASTRO y sobre el que puede admirarse un hermoso puente de origen medieval. 





Este PUENTE ROMÁNICO de tres arcos servía de entrada a Santiago para los peregrinos que llegaban a Compostela tras recorrer el Camino del Sudeste-Vía de la Plata.


A pesar de que, en un principio, la construcción del monasterio tenía como cometido fundamental servir de casa de retiro para los canónigos regulares regidos por la regla de San Agustín, cabe reseñar que su participación en la promoción de la Ruta Jacobea y su dedicación hospitalaria fueron muy significativas en la historia de las peregrinaciones a Compostela. Promovieron la fundación de la ORDEN DE SANTIAGO en el año 1170.


La fundación del monasterio de Sar está estrechamente vinculada a la figura de MUNIO ALFONSO, antiguo miembro del cabildo de la Catedral de Santiago, fiel colaborador del obispo Diego Gelmírez y coautor, junto con el obispo Hugo de Oporto y Girarldo de Beauvais, de LA HISTORIA COMPOSTELANA. Gelmírez lo propone como obispo de Mondoñedo. 



Tras abandonar la sede mindoniense regresa a Santiago con un objetivo: la fundación de un pequeño monasterio. Su muerte el 26 de Junio de 1136, le impide ver cumplido su deseo; sin embargo, antes de morir, encomienda a su gran amigo, y ya arzobispo, DIEGO GELMÍREZ, la realización de su ansiado proyecto.

CANECILLOS EN LOS ÁBSIDES
El 1 de septiembre de 1136 se firma el diploma fundacional (uno de los documentos históricos conservados más valiosos del legado cultural de Santa María de Sar), que será confirmado por el rey Alfonso VII el 20 de julio de 1137. Esto supone la constitución de la primera comunidad agustina de Galicia.


FIGURAS ZOOMORFAS Y ROSETÓN EN LA CABECERA DEL TEMPLO
    
La construcción del edificio se inicia durante el segundo tercio del siglo XII, bajo la influencia directa del taller de construcciones de la catedral de Santiago. Su conclusión se sitúa en los primeros años del siglo XIII.

PORTADA LATERAL


La referencia estilística en Sar al MAESTRO MATEO (creador del célebre PÓRTICO DE LA GLORIA de la basílica compostelana) será una constante en los años posteriores. De este modo, el taller compostelano que se encargó de la finalización de la iglesia y de la construcción del claustro y de la dependencias monásticas, en las últimas décadas del siglo XII y principios del siglo XIII, evidenciaba una clara influencia mateana.



Ni las progresivas anexiones, ni el hecho de que este priorato fuera elegido como lugar de retiro para relevantes personalidades, lograron impedir el paulatino declive de Sar, que comienza en el siglo XVI. Fue durante este período cuando el priorato se convierte en colegiata.


VENTANA DEL ÁBSIDE
     
La aportación económica de algunas instituciones, como el monasterio de San Matín Pinario, entre otras, serían vitales para la recuperación definitiva, en el año 1732, de esta joya del románico gallego.



El edificio medieval de Santa María la Real de Sar, declarado Monumento Nacional en 1895, comenzó por las capillas de la cabecera de la iglesia, inspirada en el más puro estilo románico y que presenta, además, una singular característica, la acusada inclinación de sus elementos de sujeción, convirtiéndose en uno de los principales atractivos del templo.

         
   
Todo parece indicar como uno de los orígenes de la inclinación, la construcción -poco previsora- de las naves laterales de la iglesia a una altura muy similar a la nave mayor, lo que redujo la función de contrarresto que éstas ejercen para sostener la presión de la bóveda central y que sumado a la naturaleza pantanosa del terreno donde se emplaza el edificio, muy próximo al río Sar, contribuyó sin duda, a la pérdida del equilibrio del templo, desequilibrio contrarrestado, con la construcción exterior de robustos arbotantes.





El templo, orientado de este a oeste, es de planta basilical, con tres naves sin crucero rematadas por ábsides, uno de planta poligonal.



Ábside de la nave lateral con la imagen de San Roque

 Cuenta con una considerable amplitud espacial y está completamente abovedado.
    

La nave mayor está separada de las laterales por pilares con columnas que sirven para soportar la presión ejercida por la bóveda central a la vez que sujetan y sostienen los arcos que separan las tres naves, alzadas prácticamente a la misma altura.


    
La reedificación de la iglesia en el siglo XVIII supuso, lamentablemente, la pérdida definitiva del coro y la demolición del rosetón de la fachada (podemos ver un fragmento en el museo), sustituido por la actual ventana.




      En lo que se refiere a su decoración escultórica, nos detendremos primeramente en los CAPITELES, donde el estilo del Maestro Mateo es claramente perceptible. 



La ornamentación en la cabecera, de una mayor riqueza decorativa que las naves, presenta interesantes motivos vegetales, de entrelazados e incluso zoomórficos, como el caso de la capilla norte, que muestra capiteles con figuras de leones.




Dentro del interés artístico que, en materia escultórica, nos descubre la iglesia de Sar, también le corresponde un lugar destacado a la amplia serie de LAUDAS FUNERARIAS Y SEPULCROS, todos estos con estatua yacente, que aún se conservan cuidadosamente en su interior.

 El sepulcro más antiguo, adosado al muro sur del interior de la iglesia, corresponde a Bernardo II, arzobispo de Santiago entre los años 1224 y 1237, constituye una de las mejores piezas escultóricas compostelanas de mediados del siglo XIII.

El muro norte de la iglesia cuenta con otros dos interesantes sepulcros. Éstos corresponden a Gómez González do Canabal y a su sobrino Jácome Álvarez, sucesor de su tío en el cargo hasta el año 1536. La imagen yacente de Jácome Álvarez, de excelente acabado y gran naturalismo en la ejecución de su labra, está considerada como una de las mejores figuras funerarias gallegas de la primera mitad del siglo XVI.


Se sabe de la existencia de un interesante repertorio de PINTURAS esculturas, en su mayoría desaparecidas, que formaron parte del primitivo patrimonio de la colegiata. Las únicas pinturas que se conservan en la iglesia están situadas en la capilla mayor y todo parece indicar que su realización data del siglo XVI.
    
 
En la parte central de la capilla, sobre la bóveda, se conserva el fragmento de la Virgen de la Misericordia (1546), de la que tan sólo se puede contemplar la parte inferior de su túnica y sobretúnica. Sin embargo, este retazo, de minuciosa factura, permite imaginar la composición original de la obra en la que destacan las grandes dimensiones de la imagen, cuya cabeza podía alcanzar la mitad de la bóveda. A su derecha se puede apreciar una figura masculina, en actitud orante, tras la que aparecen varios personajes.


La labor pictórica continúa en las arcadas, a ambos lados de la ventana central del ábside. A la derecha de ésta se encuentra la figura de San Agustín y a la izquierda la de San Blas.

Pinturas e imagen de Santa María

Todo parece indicar que el taller compostelano encargado de rematar la construcción de la iglesia fue, a la vez, el responsable del levantamiento de las obras del CLAUSTRO y de las dependencias monásticas, trabajos que se llevaron a cabo durante la primera mitad del siglo XIII. 





De este primitivo claustro medieval, alrededor del cual se organizaba la casa de los canónigos, tan sólo se conservan nueve arcadas en su ala norte que discurren paralelas al muro sur de la iglesia. 





 La inicial vinculación mateana del claustro deriva en un claro goticismo propiciado por el carácter protogótico que impregna la obra del taller del Maestro Mateo así como por la fecha de su conclusión, mediados del siglo XIII.




El resto del claustro desapareció tras la construcción del actual, en el siglo XVIII. En el centro del patio del claustro se alza una FUENTE cuya taza data del siglo XIII. Está construida en un bloque de granito y decorada con gallones.


     Fundado en 1975, el MUSEO DE ARTE SACRO DE SANTA MARÍA LA REAL DE SAR se encuentra en la construcción monacal adjunta a la Colegiata. En él se guardan valiosas piezas históricas y documentales referentes a la historia de la Colegiata, como el pergamino fundacional; piezas arqueológicas del antiguo claustro románico, obra del Maestro Mateo y sus continuadores; objetos litúrgicos y piezas de orfebrería provenientes del priorato de Sar, que datan del siglo XVIII; etc.


ENTRADA AL MUSEO



INFORMACIÓN:  Los horarios de visitas al Templo y Claustro serán de Lunes a Sábado de 18:00 a 20:30 horas, excepto Domingos y Festivos que no habrá visitas. El museo permanece CERRADO, por falta de ayudas institucionales. CULTO. Misas: lunes-sábado, 19:00 (invierno) / 20:00 (verano); domingos y festivos, 10:30 y 12:30. Teléfono 981-562-891.

ESPADAÑA

INFORMACIÓN RECOGIDA DEL SIGUIENTE ENLACE


VISITA OTROS SORPRENDENTES LUGARES DEL AYUNTAMIENTO DE SANTIAGO EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario